Bendita autonomía

Siento como si hubiera tomado mucho aire

y hubiera copado mis pulmones de golpe.

¡No me hubiera imaginado en semejante des-cordura!

 

¿Acostarme contigo? ¿En qué momento?

¿Iba todo demasiado rápido?

Y me siento tan cómoda…

 

Nada ahora puede perturbar,


hacer caer, deshilachar.

 

El encuentro que nos ha propiciado el Psiquiátrico


me inquieta , me reanima, me tranquiliza, me aumenta.

 

Resurjo de nuevo de las cenizas.


Se abre la caja de pandora,

Salgo del armario.

 

Llevo tanto tiempo


confecciando y entrelazando

billares de caracolas

que estaban vacías

que ahora, al llenarse de algo

se mueven y danzan.

 

Estoy fuera! He salido!

Camino hacia la libertad. Maduro. Crezco.

 

 

Desconfiada, pequeña, desmedida,

enorme, puntiaguda,
sarcástica,

benévola, intelectual, creativa…

 

Te amo, alma, 
bendita autonomía.

 

Tranquilamente desvanecida,

exhausta por la lucha

por la victoria ganada,

me siento afortunada

por tenerte aquí conmigo.


 

 

 

Y a mí también.

2 comentarios sobre “Bendita autonomía”

Deja un comentario