capuchino grande

Capuchino grande…
Cofee factory es el único lugar que parece atractivo en épocas de lluvia, suelo sentarme en el área de fumadores y no es que ya posea el vicio solo que desde allí las cosas mas simples se aprecian de manera distinta en especial hoy… aunque para mi es un viernes de café para los que atraviesan el universo en autobús y para quien este viernes comenzó desde el miércoles pareciera como si pendiera de un hilo su vida… a través del cristal una especie de aire enrarecido (pues no tengo otra explicación) a terminado por hacer enloquecer a los transeúntes, hoy la vida se celebra de dos en dos, derramados en los parques o acorralados en los arboles las parejas saciaban sus distancias en momentos de un efímero amor,

además de las formas románticas de globo y los detalles que abundan en las calles, se puede sentir la hipocresía en los sobres olorosos de un perfume barato o de alguna postal que no arrojan nada nuevo al sentir de la gente, año tras año la felicidad parece alcanzable y todos comienzan a soñar en lapsos de tiempo, que después olvidaran a causa de una amnesia repentina… Es aquí donde te recuerdo pensando a veces en lo que nunca comprendí de ti y en esa habilidad atroz de dejar de existir a tu antojo… Las mesas colocadas una frente a otra dejan ver en las delicadas manos de mujeres despreocupadas cigarrillos de marcas diferentes y de humos iguales, el olor a café disperso por todo el lugar hace sentir hasta para el individuo mas indiferente, una nostalgia abrumadora que te conduce por vidas parecidas a un sueño, por un sendero pequeño de pasto y otras flores a un costado de la cafetería algunas luciérnagas de esas que solo brillan cuando vuelan le dan el atractivo que cualquier pesadilla necesita, a decir verdad aquí hasta el tiempo es otro, mientras a las afueras de cofee factory el 14 de febrero se celebra hasta los limites de la repugnancia escénica, aquí pierde el holocausto que ha tomado durante tanto tiempo, y hay hasta para quienes ha dejado de existir, y para quienes se mantienen en el pasado repasando 14s ya demasiado distantes como aquella ves… Te acuerdas…Capuchino grande, gracias
(Todavía estabas conmigo y criticabas la bebida solemnemente y te indignabas por cualquier deseo, vaya travesía tratar de complacerte pero vaya complacencia tratar de estar contigo)

2 comentarios sobre “capuchino grande”

  1. Bonito recuerdo el que expones en un texto pleno de sentimiento propio. ¿Ajeno a la otra persona?. Quizás no tanto. Seguro de que el solemne momento de ´la compañíoa fue mutuio y tanto él como ella aún estñan pensando… lo mejor de todo el texto es la sinceridad conque acoge el protagonista la escena y la vive con un brillo de conciencia. Un abrazo. Muy buen texto.

  2. Aroma a café y el encanto de unas manos femeninas sosteniendo un cigarrillo.

    Muy evocador.

    😉

    PS. El separar el texto en párrafos por bloques de ideas, facilita la lectura.
    Cuidado con el uso de «…» . Plantéate si deberías haber usado punto o punto y aparte. 😉

Deja un comentario