DE LO REAL Y LO INCIERTO

Ha vuelto la lluvia silenciosa a mojar las calles, los tejados, los coches. De no sentir a través del aire su aroma a tierra mojada, pensaría que la noche iba a ser tan cálida como el día. El sol ya no está, y la luna se mantiene escondida detrás de las nubes. El cielo no tiene color y tampoco están las estrellas para darle ese brillo insignificante pero valioso, pequeño, pero que a la vez resulta ser algo grande. Detalles que hacen que te des cuenta cuando te faltan. Si supiera cómo se puede escuchar el olor y ver al sonido, cómo tocar el silencio y saborear la utopía, entonces, sabría distinguir lo real de lo incierto. Pero no lo sé, y no me importa, y quiero saberlo pero me da igual. Me basta con seguir alimentándome de tu existencia, y beberme el viento sorbo a sorbo mientras contemplo que fuera, el mundo sigue girando como ayer.

5 comentarios sobre “DE LO REAL Y LO INCIERTO”

  1. Las ideas y las palabras giran en mi mente, me dejan un sabor en el paladar, y ahora pienso en que las ideas no tienen sabor y reflexiono los momentos amargos y oscuros. y ahi me doy cuenta que los momentos no tienen ni color ni sabor. Me quedo pensando… Un relato muy reflexivo. Me gusta la manera como aplicas todo eso y lo expones en una noche. Un saludo a distancia.

  2. El mundo siempre seguirá girando pase lo que pase rotación y traslación y en medio pequeños mundos individuales giran, paran,caminan, sienten,sueñan… como decía Mafalda PAREN EL MUNDO QUE ME QUIERO BAJAR!! un saludo

Deja un comentario