El multiforme rostro de Dios (Inmigrantes/Juan Simarro Fernández)

El multiforme rostro de Dios (Inmigrantes/Juan Simarro Fernández)
Hoy estamos viviendo la Gran Era de las Migraciones. El autor del presente libro observa la perspectiva de la pobreza en el mundo. No es un libro para tomárselo a la ligera sino para tomar conciencia de esta punta del iceberg que afecta, aproximadamente, al 80 % de la humanidad. El ejemplo de España es evidente. Demográficamente envejecida por culpa de los «amores libres» faltan trabajadores en los campos, en la construcción, en el sector de servicios y en otras áreas más. Por eso cuando hablamos de ilegales («sin papeles») estamos creando nuevas marginaciones en contra de nuestro propio futuro pero, gracias a los inmigrantes, hemos llegado a traer al mundo español nuevas criaturas que serán el futuro laboral de nuestra patria.

Hoy existe una marcada injusticia contra los países más pobres. Nadie abandona su propia patria por simple capricho sino por falta de oportunidades. A nadie le gusta la aventura por la aventura sino por que se ve forzado a vivir la aventura de ir a otro lugar donde poder subsistir. Dejando la hipocresía de lado debemos saber y entender que la mayoría de los inmigrantes (descontando a los malhechores que se han introducido entre ellos porque hasta traidores a sus propios pueblos los hay en todas partes) los más beneficiados de la inmigración han sido los que han alcanzado grandes riquezas explotándolos.

El nuevo enfoque intercultural a nivel mundial debe ser fundamental a la hora de la formación de los escolares masculinos y femeninos, porque es desde la niñez donde se aprenden y se asumen lo que es la dignidad de cada persona en de donde se inicia el diálogo intercultural para hacer que la sociedad plural sirva para enriquecernos a todos y también que las familias vuelvan a recuperar sus verdaderos roles: padre y madre que sean hombre y mujer. Así de claro es este asunto.

Las iglesias deben dejar ya de ser hipócritamente religiosas y falsas apoyando lo que más les interesa en cada momento de la Historia. La Palabra de Dios es siempre la misma a través de todos los siglos. La cuestión es apoyar y defender la unidad unifamiliar y no apoyar la desintegración de los matrimonios. Todos debemos ser conscientes de que cuando las familias se destruyen se destruyen las naciones. El único camino para evitarlo es cumplir la Palabra de Dios y seguir el Camino, la Verdad y la Vida de Jesucristo. No me desdigo para nada al defender esta causa. El multiforme rostro de Dios es que cada ser humano está hecho a imagen y semejanza de Él. No debe ser una desmesurada globalización sinsentido sino una globalización controlada por la sensatez. Coprenderlo es importante. Es necesario leer libros como éste que os presento hoy para saber donde están las verdades de Dios en cuanto a los esres humanos se refiere. la interculturalidad, bajo el prisma de vista de lo que nos dijo Jesucristo (podéis leer el libro y consultar al mismo tiempo la Biblia) es la de un verdadero hermano de la Humanidad.

El libro «Inmigrantes» está editado por Misión Evangélica Urbana y el Consejo Evangélico de Madrid CEM y patrocinado por la Consejería de Educación de Castilla La Mancha. Podéis encontrarlo también a través de cultucem@ce.madrid.es

Os lo recomiendo si deseáis saber las verdades sobre este tema de tanta actualidad.

Deja un comentario