El peligro de escribir sin enamorarse

Perdóname por solo haber querido estar a tu lado
Con vehemencia, con deseperación, con preocupación;
Con planes sin asidero con inseguridades sin fundamento
No podía estar lejos de tu boca porque era mi fuente.

No puedo dejar de lado tu cuerpo porque ha sido mi puente
a un mundo maravilloso de néctares amargos y salados
y yo rendido pero de pie a este lado dulce de la calle
No podré olvidar ese café, ese helado, esa noche, ese beso.

Esa angustia,
esa tranquilidad,
esa cita, ese libro,
esos pies, esos dedos,
esas uñas, ese esmalte plateado.

Esa carta,
ese pantalón,
esa mirada, esa mitad,
ese taxi, ese todo,
esa parte, ese olor perfumado.

Ese dolor,
ese color,
ese azul, esa prenda,
ese atavío, ese ajuar,
esa falda, a esa menos la podré olvidar.

6 comentarios sobre “El peligro de escribir sin enamorarse”

Deja un comentario