El profesor (martes con mi viejo profesor/Mitch Albom)

Leo «El profesor», dos retazos claves de la obra de Mitch Albom, licenciado en sociología y periodismo, máster por la Universidad de Columbia. Buenos retazos para ir leyendo durante algunas horas de algún martes que no tengamos nada más que hacer. Yo los he leído y me parecen de verdad interesantes. En realidad son dos partes separadas de la vida del profesor Morrie. En la primera de ella se analiza el siempre interesante tema de la hastía, el aburrimiento y rebeldía con causa; debida, en este caso, a tener que estudiar forzosamente Derecho o Medicina cuando en realidad lo que uno desea estudiar es la Comunicación Social. En unas pocas páginas el autor detalla, con breves pinceladas naturalsitas, un barrio de apartamentos pobres.

Exactamente las noches abúlicas e insoportables impuestas por los judíos tradicionalistas a sus jóvenes hijos. Interesante para analizar en profundidad el tema de «la lucha generacional» de las edades de la pubertad. Hace recordar los tiempos de los últimos años franquistas pero ubicados en un pueblo perdido de los Estados Unidos llamado Bradie.

En la segunda parte, ya el profesor ha experimentado lo suficiente como par introducirse en el mundo de los psicópatas y estudiarlos desde «dentro», acompañándolos en sus «quehaceres» diarios y participando como si fuera uno más de ellos. El autor, de esta manera, nos presenta unas fragmentaciones de las realidades visibles y tangibles y las realidades ocultas que son mucho más reales que las visibles y tangibles.

Me parece muy interesante el tratamiento del tema y cómo logra hacernos entender que la vida consiste en desasirse de la opacidad y el aburrimiento para adentrarnos en aventuras vivas que nos aporten conocimientos realistas de la mente humana que, en esta ocasión, se centra, sobre todo, en la psicopatía de la psicología de una mujer. Si interesante es leer libros sobre la psicología femenina, mucho más interesante resulta estudiar este caso clínico de psicopatología de la psicología femenina.

Es por eso por lo que el libro titulado «Martes con mi viejo profesor» se subtitula «Una lección de la vida, de la muerte y del amor»: una trilogía verdaderamente importante para ser estudiada con tiempo suficiente para la meditación y la interpretación adecuada spbre lo que es la existencia humana.

Se lo recomiendo a quienes quieran pasar un buen rato (es rápido de leer) para penetrar en historias reales de casos persoanles que nos pueden servir como guías para comprender ciertos comportamientos humanos.

Deja un comentario