El viento y la peña

Las noches pasan como el rayo en el cielo
en ellas están los más profundos sueños,
mis pensares anidan en el rayo infinito.

Estos días han llamado a mi alegría
que no sabe de tristeza.

Los años pasan en ti y mi amor
no se mueve como el viento a la peña,
tus años son vida, no sé si muerte.

Tal vez no sepas mucho de tu caminar,
de tu voz como agua.

Sigo en tu camino
aunque no es el mismo
y te escucho para estar contigo.

6 comentarios sobre “El viento y la peña”

  1. Excelente la correlación de ideas que has mostrado a lo largo del poema. Es verdad que «las noches pasan como el rayo en el cielo» (que es la manera en cómo comienzas con tus versos). Y también es verdad cómo terminas diciendo «y te escucho para estar contigo». Un sentir verdaderamente cristiano me lleva a esas conclusiones. En tu poema dices que «tus años son vida, no sé si muerte»… y para mí, si te soy sincero, los años de vida son inacabables. La muerte no nos toca con su frío aliento si tenemos el calor del caminar. Muchos quedan anclados, atadas sus vidas a algún dios materialista/consumista. Pero otros muchos caminan con el sentido cálido de que todo lo que vive nunca muere. Estamos hablando de la Eternidad. «Sigo en el camino aunque no es el mismo» (dices al ir finalizando la poesía). ¿Y quiénes son los que saben cuáles son los caminos que nos llenan de vida eterna? Sólo Dios. Un beso amistoso, Laura.

  2. Diesel,
    como siempre me dejas sin palabras 🙂
    muchas gracias por esta interpretación tan linda! me ha encantado mucho!!
    sabes? lo que me deja perpleja es todo lo maravilloso que puede salir de quien lee mis humildes poemas.
    Un abrazo amistoso.

Deja un comentario