LA BOMBA, anónimo

Me gusta ver la bomba caer mansa del cielo
Y ya quieta en el suelo, sin vida al parecer
De repente se agite y en rayos mil vomite
La muerte por doquier
Me gusta un cementerio de muertos
Bien relleno
Manando sangre y cieno que impida el
Respirar

Y allí una sepultura de tétrica mirada
Y manos despiadadas los cráneos machacar
Me gustan las queridas, tendidas en sus lechos
Flagelarle los pechos
Morderle los pezones, que goce que ilusión

4 comentarios sobre “LA BOMBA, anónimo”

  1. Me has traido muchos recuerdos con ésto. Unos días antes de morir mi madre, fuimos a San Sebastián las dos, no estaba mala, fué un día precioso y andando por el malecón le puse el móvil y le dije: Canta algo mami que te grabo, y no cantó, recitó ésto que has escrito desde el cementerio de muertos, yo me quedé sorprendida, pués nunca se lo había oido y me pareció muy fuerte, pero por su forma de recitarlo nos reimos mucho las dos. Un beso y gracias, aunque séa una pasada esta poesía y chunga, gracias. Alaia

Deja un comentario

LA BOMBA, anónimo

Me gusta ver la bomba caer mansa del cielo
Y ya quieta en el suelo, sin vida al parecer
De repente se agite y en rayos mil vomite
La muerte por doquier
Me gusta un cementerio de muertos
Bien relleno
Manando sangre y cieno que impida el
Respirar
Y allí una sepultura de tétrica mirada
Y manos despiadadas los cráneos machacar
Me gustan las queridas, tendidas en sus lechos
Flagelarle los pechos
Morderle los pezones, que goce que ilusión

Un comentario sobre “LA BOMBA, anónimo”

Deja un comentario