Lo que dice el Corán de Mahoma contra los no musulmanes (Reportaje).

Sura 2:191.- «Matadles donde deis con ellos» (dicho por Mahoma)

Sura 9:123.- «Creyentes; combatid contra los infieles que tengáis cerca. Que os encuentren duros» (dicho por Mahoma)
Los Versículos que dan órdenes o animan a los musulmanes a hacer el Yihad (la Guerra Santa) obligatoriamente o Versículos que glorifican la importancia del Yihad (Guerra Santa) y justifican la matanza en el nombre de Dios (Allah) son los siguientes: (Sura 2:191-193, 216-218, 244) (Sura 3:157-158, 169, 195) (Sura 4:71-74, 84,91) (Sura 5:35) (Sura 8:12, 17, 39, 60-65, 74-75) (Sura 9:5, 14, 20, 24, 29, 36, 38, 39, 41, 73, 111) (Sura 22: 58, 78) (Sura 25:52) (Sura 29:6) (Sura 47:4) (Sura 61:4, 11) (Sura 66:9). Todo esto dicho por Mahoma.

Comparad con lo que dice la Biblia sobre lo que dijo Jesucristo.-
Mateo 44.- «Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen».

La diferencia entre el Odio de Mahoma (Corán) y el Amor de Jesucristo (Biblia) es abismal.

¿Por qué razón Mahoma odiaba a Jesucristo? Porque es evidente y totalmente cierto que Mahoma odiaba a Jesucristo. En este sentido los ivestigadores históricoshan demostrado algo que muchos millones de seres humanos ignoraban: Mahoma no descendía de árabes como muchos creen al confundir lo árabe (que es término geográfico) con musulmán (que es concepto religioso) sino que descendía, al igual que sucedió con el nazi Adolf Hitler, de hebreos y tenía sangre judía. ¿Fue Mahoma un Hitler medieval? ¿Descendía de los de Judas Iscariote para odiar tanto a Jesucristo?. Vamos por partes. He aquí lo que han descubierto los histoiradores sobre la descendencia hebrea (no árabe sino hebrea) de Mahoma y su sangre judía.

«Es posible que corriera sangre judía por las venas de Mahoma, y que sus conocimientos sobre Dios los recibió de un sabio de la Tora. Un nuevo libro cuestiona las bases del Islam, y da nuevas explicaciones sobre el odio de los musulmanes al judaísmo.. Entonces asombra que el autor se esconda tras un nombre falso. La familia no se elige, y las relaciones familiares pueden ser muy problemáticas, como la relación de Itzjak e Ismael, hostilidad de muchos años entre los hijos de Abraham. Un nuevo libro, «Detrás del Corán» trata de hacer un análisis histórico entre las relaciones problemáticas del judaísmo y el islam, y presenta aspectos nuevos del largo conflicto. El escritor, investigador de religión especializado en el islam, escribió el libro con el seudónimo de Jai Bar Zeev, para preservar su vida. El origen del odio lo adjudica Bar Zeev en las relaciones familiares problemáticas entre las religiones, en esencial la envidia : El Islam ( como también el catolicismo) esta basado en el judaísmo, y los judíos son los «padres» de los musulmanes», explica. «Por eso los musulmanes sufren del complejo de Edipo, cuando el hijo quiere asesinar al padre para existir». En su libro basta con leer los títulos para entender por qué los fundamentalistas serían felices desangrando a su autor. Uno por uno desestima los principios de la fe musulmana y afirma que Mahoma tenia sangre judía. Además la declaración del Papa que los judíos no asesinaron a Jesús puede convertirse en un giro importante en la guerra actual entre las religiones actuales. El Islam aspira en forma abierta a dominar el mundo, y remonta el orden político al medioevo. Y los judíos, como es costumbre, son atacados por todos lados. Niega Bar Zeev que el Corán y los agregados orales son obra de Mahoma. Mahoma llamaba a la Tora de Moises, y a la Biblia, Corán (para confundir a los lectores) y está claro que en el Talmud se llama al conocedor de la Biblia «Coriena» y es muy probable que parte de lo escrito en el Corán no salió de la boca de Mahoma. Tampoco el Islam es su creación. No sabemos cual fue la verdadera controversia entre Mahoma y los judíos. Según los musulmanes la controversia entre Mahoma y los judíos era en un par de temas, y arguyen entre otros que los judíos incitan a los árabes a no escucharlo, para que no se acerquen al Creador, porque los judíos quieren el olam a ba ( la vida después de la muerte) para sí mismos. Además sostiene que Jesús era un profeta, y recibió autorización del Creador para cambiar la religión que les fue dada a los judíos a través de Moises. Según Bar Zeev Muhamad veía a los judíos como malvados que no aceptaban a Jesús como profeta». Como estáis viendo bien lo importante para Mahoma era confundir a sus seguidores hasta llevarles al odio a los demás por no ser musulmanes cuando él no descendía de árabes sino, como en el caso del nazi Hitler, descendía de hebreos. ¿Es el islamismo una especie de nazismo disfrazado de religión? Antes de responder a esto, sigamos.

«Varias naciones se negaron a aceptar el Islam, entre ellas los indios y los chinos, pero lo peor es el alejamiento de los judíos. El resto de las naciones no conocieron las profecias y no estuvieron involucradas en la creación del islam explica Bar Zeev, los judíos si, los musulmanes reconocen que el Creador se les hizo visible al pueblo judío en el Monte Sinaí, y les dio la Tora. Tambien creen que Israel tuvo varios profetas, lo que convierte a los judios en conocedores de las profecias. El hecho de negarse a reconocer a un nuevo profeta demuestra que les duele más que todo. Ademas de este motivo tan básico, trae Bar Zeev otros al conflicto de los musulmanes con los judios, y cuenta que en determinado momento aniquilaron los musulmanes a todo judio que se negara a convertirse a su religión. La envidia se convierte en odio, el antisemitismo en el mundo se basa de la envidia de los catolicos al pueblo judio por haber recibido la Tora. La tradición musulmana cuenta que la primera esposa de Mahoma, Jadig’a tenia un primo sabio, un judio llamado Verka ben Nofal. Cuando Mahoma era chico y se escapó de la casa, lo encontró Verka y lo llevo a su casa, y aparentemente fue su maestro, y lo llamaba » mi sobrino», y de ahi se concluye que sangre judia corria por las venas de Mahoma. También Jadig’a era judia ya que era la prima de Verka. Durante 1300 años demostró el Islam la profecía de Mahoma, en el hecho de que los judíos estaban sometidos y humillados bajo los musulmanes, según lo escrito en el Corán. La creación del Estado de Israel y el triunfo de los judíos en 1948 anuló dicha profecía. Esto angustia a los musulmanes que no pueden aceptar al estado judío, explica bar Zeev. Dice además que las relaciones entre ambos son ambivalentes ya que el Corán y el Islam obligan a respetar a quien respeta los preceptos de Dios y los judíos respetan la Tora. El Islam no es solo una religión, tambien es política y por eso les es difícil aceptar que los judíos recibieron un estado, en especial un estado no religioso, lo que dificulta aceptar que es la voluntad de Dios. El conflicto arabe Israeli no es según Bar Zeev politico territorial sino religioso».

Ahora se comprende que los palestinos musulmanes no quieran aceptar ningún reparto de tierras que les ofrece Israel ya que, a decir verdad, no les interesa a los musulmanes (que odian todo loque tenga que ver con Jesucrsito e Israel, más allá de los problemas histórcios tiene mucho que ver con Jesucristo, sino cumplir con su amenaza de borrar del mapa al Estado de Israel. Qui´zas ya muchos abran los ojos y se den cuenta de la verdad.

Hace algunas décadas los musulmanes del islam (no los árabes no musulmanes porque hay muchos árabes que no son musulmanes sino los musulmanes sean de donde sean como puede ser el caso del ex-boxeador norteamericano Mohamed Ali que renunció a ser Cassius Clay por seguir a los terribles y despiadados Musulmanes Negros) condenaron a muerte (cosa que jamás lograron ni lograrán) a un escritor inglés, de ascendencia hindú, llamado Salman Rusdhi por publicar el libro «Versos satánicos». ¿Qué verdades acerca de Mahoma y del islam se daban a conocer, al mundo entero, en ese libro? Hagamos memoria de una sinopsis del mismo.

Esto es que dice Wikipedia: «Los versos satánicos (título original en inglés: The Satanic Verses) es la cuarta novela del escritor indio nacionalizado británico Salman Rushdie, publicada por primera vez en 1988. El título hace referencia a los versos satánicos, un intento de interpolación en el Corán descrito en la biografía de Mahoma escrita por Ibn Isha. La novela narra la historia de Gibreel Farishta y Saladin Chamcha, dos actores de origen indio. Farishta es una estrella deBollywood especializado en papeles religiosos con un fuerte complejo de superioridad; Chamcha, un emigrante que ha roto con su pasada identidad hindú, trabaja como actor de voz para comerciales, experto en adoptar cualquier acento, lo que le ha ganado la fama del «Hombre de las Mil Voces». Al principio de la novela ambos caen en picada, al haber explotado, en un atentado el avión en el que viajaban, el Bostan 706, de India a Inglaterra. Sin embargo, sobreviven milagrosamente al caer cerca de las costas inglesas, transformados Farishta con una aureola angelical y Chamcha con unas nacientes protuberancias en la frente, respectivamente arcángel Gabriel y Shaitan. Sus caminos se separan en la casa de playa de la señora Rose Diamond en donde son buscados por la policía acusados de ser inmigrantes ilegales, pero sólo es puesto bajo custodia Saladin Chamcha, puesto que Gabriel se les presenta a los oficiales irradiando la luz angelical de su aureola, convenciéndoles de su honesta estancia en el país sin tan siquiera decir una palabra. En cambio, a Chamcha, con sus ahora enormes cuernos caprinos que no solo lo delatan como extranjero sino que lo convierten en la viva representación de todo lo que es maligno y engañoso, los oficiales se lo llevan entre burlas y abusos físicos, a pesar de que afirma ser ciudadano inglés y ser sobreviviente del Bostan. Farishta lo observa todo como alejado, en trance, y no intenta siquiera ayudar. Chamcha nunca olvidaría el incidente. (resto de la trama pendiente). A la par de la narrativa principal, se intercalan visiones soñadas por Gibreel Farishta, que le representan como el mensajero de Dios. Una de estas visiones narra la historia de Ayeesha, una joven campesina hindú, quien dice recibir mensajes de Dios a través del Arcángel Gabriel. Ella encabeza una peregrinación a La Meca, a pie, a través de la India. Al llegar a la costa del mar de Arabia, los creyentes entran y se sumergen convencidos de que el arcángel separará las olas y les permitirá el paso libre, sin embargo todos se ahogan. La secuencia de Jahilia es la que contiene más elementos considerados como blasfemos por los musulmanes. En esta parte somos partícipes de la vida de Mahoma (Mahound en el libro), su exilio y su eventual regreso triunfante a La Meca preislámica y politeísta (Jahilia en la novela). En esta visión es donde se hace alusión a los versos satánicos: Abu Simbel, líder de Jahilia y esposo de Hind, sacerdotisa de la diosa Al-Lat, le ofrece a Mahound un pacto: él admitirá a tan sólo tres de las diosas de Jahilia, como arcángeles de Alá, y le permitirá al pueblo su adoración y Abu Simbel(y por consiguiente, el pueblo) aceptará a Alá. Mahound atribulado sube al monte Cone, a pedirle una revelación al Arcángel Gabriel, obligándole inconscientemente a dictarle unos versos en los que se proclame la validez de las tres deidades. Tras un enfrentamiento con Hind, y al darse cuenta de la trampa en la que había caído (puesto que incluso su gente empezaba a dudar de las supuestas revelaciones) Mahound vuelve a subir al monte Cone para enfrentarse físicamente con el arcángel, sólo para ser vencido. Con esto, Mahound se convence a sí mismo de que ahora sí es el verdadero arcángel, puesto que un humano nunca podría vencer al mensajero de Dios. Vuelve a recibir los versos ahora proclamando la existencia de solo un Dios y nadie más, y que los versos que anteriormente le dictara el supuesto arcángel en realidad habían sido dictados por Satán. Sin embargo, ambos dictados, admite Farishta, no han provenido de él, sino del interior del profeta, convirtiendo al arcángel en un mero títere cantando glosolalia. Pero es quizás la visión del Imán, un líder religioso, la que le valió la fetua emitida por el Ayatolá Jomeini, él mismo un líder religioso exiliado en París. Durante la visión se retrata al imán como una figura de pesadilla que manipula al arcángel Gibreel a través de la fuerza y la violencia, para respaldar sus acciones, igual de violentas, para con su pueblo. La publicación del libro en 1988, en el Reino Unido, trajo consigo una fuerte polémica, desde la prohibición y quema del libro en los países musulmanes así como disturbios tanto en Inglaterra como en Estados Unidos. El 14 de febrero de 1989, el ayatolá Jomeini proclama una fetua, instando a la población musulmana a ejecutar a cualquier persona relacionada con la publicación del libro. Una Bonyad o fundación religiosa iraní llega incluso a ofrecer una recompensa en efectivo por la muerte de Rushdie quien dos días después sería puesto bajo protección del gobierno británico las 24 h del día. Tales precauciones fueron fundamentadas cuando lostraductores Hitoshi Igarashi y Ettore Capriolo así como el editor noruego Wilyan Nygaar fueron brutalmente atacados, en distintas localidades, por fanáticos musulmanes. El traductor de la edición japonesa murió a consecuencia de las heridas infligidas en dicho ataque. La fetua hacia Salman Rushdie sigue vigente, según reporta la agencia de noticias oficial del estado iraní, y la recompensa asciende a U$D 2,8 millones ofrecidos por una bonyad financiada por el gobierno. En junio de 2007, la Reina Isabel II de Inglaterra y el gobierno británico le concedieron a Salman Rushdie la distinción de caballero (Sir) a lo cual, el mundo islámico ha vuelto a reaccionar a casi 20 años de la primera publicación de «Los Versos Satánicos». Los gobiernos de Egipto e Irán, así como manifestantes en Malasia, grupos talibán de Afganistán y otros de línea dura en Pakistán han mostrado su condena a la distinción hecha por el gobierno británico, denunciando una provocación al mundo islámico por parte de occidente. El gobierno británico se ha negado a dar una excusa sobre su acto y más bien lo defiende como un premio al trabajo literario de Salman Rushdie, gracias al conjunto de valores que, según John Reid (Ministro del Interior de Reino Unido), tiene Gran Bretaña indiferentemente si se comparte o no los puntos de vista del autor premiado, sin embargo la ministra británica de relaciones exteriores, Margaret Beckett, comento que su país «lamenta» la ofensa causada por el título a Rushdie a quienes «se tomaron muy a pecho ese nombramiento». En 2012 a raíz de un vídeo publicado en EEUU en el que se ridiculiza a Mahoma el precio de su cabeza vuelve a subir esta vez hasta los tres millones de dolares».

No entro yo a discutir soibre el libro ni sobre su autor; pero sí hago hincapié que Rushdie investigó mucho sobre el islam y quiso, en el uso de la libertad de expresión de Occidente, dar a conocer esas verdades que los musulmanes (no los árabes sino los musulmanes) no quieren que se hagan manifiestamente públicas. Ellos, los musulmanes, pueden burlarse de Jesucristo y jactarse de dichas burlas contra Jesucristo (como hacían los nazis con el pueblo judío) cuanto les da la gana y donde les da la gana y yo he sido testigo directo de una de esas burlas cometidas por un musulmán, delante de mí, en una vivienda de la calle Pico Cebollera (en el barrio de Vallecas) en Madrid, cuando hacía muchos pocos meses los musulmanes habían hecho estallar varias bombas en la Red del Metro de Madrid con sus inocentes muertos que, al parecer, no le interesaban nada para dicho patán que se burlaba de Jesucristo y, de paso, de todas las inocentes víctimas de los atentados (¿será esta clase de cobardía lo que ellos llaman Yihad o Guerra Santa?) pero cuando llega la hora de tener nosotros también la liertad para reirnos un poco de Mahoma pero sin matar a nadie, ¿qué tal les sienta a esos mismos musulmanes que se burlan de nuestro jesucristo y de nuestros muertos por culpa de sus atentados?. Recuerden las viñetas sobre Mahoma que se publicaron en una revista danesa y cómo se lo tomaron los «alegres» (lo ponco entre comillas porque son cualquier cosa menos alegres) musulmanes cuando la broma ya no era contra Jesucristo sino contra Mahoma. O sea, que actúan como los nazis.

Y si Mahoma descendía de los judíos (y no de los árabes) mi pregunta podrñía ser ¿quizás descendía directamente del linaje de los de Judas Iscariote para odiar tanto a Jesucristo?. Investigo este tema y encuentro los siguientes interesantes «hallazgos» que me sirven de mcuho para poder aclarar este aspecto de la personalidad de Mahoma: » Judas aparece citado entre los doce apóstoles y perfectamente identificado en los cuatro evangelios, cosa que no cabe decir de todos los miembros de tan distinguido colegio, cuyos nombres o no aparecen en los cuatro libros o aparecen nombrados de una manera distinta que induce a la confusión. A Judas lo llaman los evangelios “Iscariote”. En una primera acepción del término derivada del hebreo “seqarya”, podría significar “el mentiroso”, “el hipocrita”, lo cual no es contradictorio con la participación que los textos canónicos le reservan en el final de Jesús. En una segunda acepción del término, por otro lado la más generalmente aceptada, “iscariote” querría decir “natural de Keriot”, ciudad de Judea en la frontera con Edom citada en el Libro de Josué (Josué 15, 25), lo que constituiría una vez más un dato, el de su origen, que no poseemos de casi ninguno otro de los Doce, y que convertiría a Judas en el único apóstol de Judea, y en consecuencia, no galileo. Acepción muy plausible del término, por cuanto que de Judas sabemos también, lo que una vez más no sabemos de todos los discípulos, de quien es hijo, que lo es de Simón, llamado también Iscariote (Juan. 6, 71)».

Encontrados estos dos «hallazgos» derivados de la palabra «iscariote» es muy posible tener la luz y la claridad para poder decir que sí, que posiblemente Mahoma descendiera de Judas Iscariote, el que traicionó a Jesús de Galilea (Jesucristo) y después se suicidó (lo cual podrñia ser causa «lejana» pero verdadera del odio de Mahoma a Jesucrsito y a los cristianos. Podemos pensar que sí, que Mahoma, por un lado fue un ladino hipócrita que se hizo millonario (también Judas Iscariote amaba al dinero más que a cualquier persona) casándose con una rica viuda y haciéndose pasar por El Profeta de Dios (Allah) a combatir la fama de Jesucristo, quitarle su protagonismo histórico y divino y, con dichas argucias, aprovechando que en la época medievalista la inmensa mayoría de las gentes eran ignorantes en cuanto a cultura y casi todos eran analfabetos y analfabetas, ocupar su lugar para hacerse superior a Jesucristo de cara a todo el mundo. Por otro lado, eso de que el linajes de Judas Iscariote el único no galileo de los discípulos de Jesús también da que pensar que era un ser extraño y envidioso por no ser como los demás.

Otro asunto interesante. ¿Hay algún paralelismo entre Mahoma y Hitler? ¿Hay algún paralelismo entre la Yihad musulmana y el Holocausto nazi? ¡Por supuesto que sí! Es totalmente evidente que existe no solo un paralelismo enorme entre ambos hechos sino que se centran en un punto en común: hacer desaparecer de la faz de la Tierra a todos los hebreos. Hasta en su forma de morir existe paralelismo, puesto que se saben que murieron por ser anti cristianos lod dos pero nose sabe, a ciencia cierta, cómo y dónde murieron aunque existen muchas conjeturas todavía no explicadas del todo.

Volviendo al tema de Judas y Mahoma, muchos no saben que la los edomitas (lugar del linaje de Judas Iscariote y, psobiblemente, del de Mahoma) eran un pueblo que habitón entre el mar Muerto y el golfo de Akaba, situado éste entre Egipto, Israel, Jordania y Arabia Saudí (o sea en zonas de conflicto permanente por estar en tierras de Sinaí. La presencia en este lugar de los edomitas históricos (los de la época de Judas Iscariote) parece datarse sobre el años 1300 antes de Jesucristo, y el apogeo de su Estado se sitúa en los seis siglos siguientes. Sometidos por el rey David (y recordemos el odio de Mahoma y Hitler contea la Estrella de David de cuyo linaje proviene Jesucristo), tras la división del reino hebreo recobraron prácticamente su independencia. La destrucción del reino de Judá (587 antes de Jesucristo), al que apoyó Edom en su última sublevación contra el dominio babilónico, permitió que ante la expansión de los árabes nabateos muchos edomitas se trasladaron a la región de Hebrón, donde en la época helenística llegó a conocérsele con el nombre de idumeos. Poblaciones edomitas fueron Bosrá,Temán, Aviv y Masrepa.

Es innegable que en el mundo occidental cristiano, el respeto hacia todas las culturas del planeta está ya demostrado desde hace muchísimo tiempo (no pueden decir lo mismo los islamitas que no respetan para nada las culturas ajenas a su religión), pero es necesario saber que no es lo mismo la cultura árabe (que es un canto continuo a la vida) que el yihadismo (que es un canto continuo a la muerte y además no tiene nada de cultura). Terminemos haciendo significar un dato muy importante: mucho cuidado con bajar los brazos ante el peligro de la Guerra Santa (paradójico eso de que una guerra sea llamada hipócritamente santa) porque los musulmanes, al ver que con el terrorismo no han conseguido nada más que su propia autodestrucción puede ser que ahora, como me señaló una gran amiga y hermana cristiana, se aprovechen de las oleadas de inmigrantes árabes que están llegando a Europa para introducirse entre ellos y situarse en nuestros países para, teniendo muchos hijos a los cuales los quieren educar bajo el odio a los cristianos, en unas cuantas décadas sean un número muy alto de musulmanes yihadistas e inundar nuestros países de islamismo o incluso alcanzar poderes suficientes como para transformar nuestras sociedades occidentales democráticas en las dramáticas y trágicas sociedades en que han convertido sus propios países donde no dejan de matar y asesinar a quienes no son musulmanes y con el Corán para justificar dichos salvajismos. Pero Dios es grande y el poder de Jesucristo no lo podrán derribar jamás. Como dice la Biblia, están tan enloquecidos que se están matando entre ellos mismos. Avisado está el Occidente y, avisados como estamos, no podrán lograr sus malignas intenciones. Si hay que controlar la inmigración pues se controla para separar la paja mala del trigo bueno. Es justo y necesario hacerlo por el bien de nosotros y de nuestros descendientes.

Finalizo haciendo la siguiente llamada de atención: a través de los medios de comunicación social de estos días estamos viendo, sobrecogidos, cómo en el EI (Estado Islámico) de Irak se está persiguiendo y matando a todos los que no quieren ser musulmanes. Ya son miles los muertos por esta causa: ¿Dónde está la paz y el amor que proclaman los musulmanes? Los asesinan sin ninguna razón salvo la despótica dictadura de sus imanes. A quienes no desean ser muslmanes les quedan solamente cuatro alternativas obligatoiras: convertirse al islam en contra de su voluntad, esconderse para no ser encontrados, huir escapando hacia países donde no se les persiga o dejarse matar y asesinar antes que ser musulmanes a la fuerza.

Deja un comentario