Último día de trabajo.

. Hoy ha entrado un árbol libre
a la nave de ferreteros Comafe
con frutos recién nacidos en las ramas.

. Cuando se ha querido dar cuenta
ya estaba declarado,
el Carro sonaba como ningún día.


. Cuando se ha querido dar cuenta
ya se habían enterado,
su FÉ-lici-Dad sonaba como ningún día.

. Con la ropa que imaginaba, no ha ido vestida
mas el sentimiento que alentaba para el día
se ha hecho realidad en despedidas
cada uno ha palpado su fruta escogida.

. Gracias a todos. Hombres: a David por su corazón, a Jose María por su experiencia, a Jorge por su mágica introversión, a Paco de las cintas por su sensibilidad, a Javi por su paternalismo, a Roberto por su picardía, a Roldán por su sabiduría, a Capello por su gran entereza, a Higuera por sus cojones, a Pedro por su cultura, a su hijo por ser suyo, a Jose por sus diferencias, a Paco maquinista por su sonrisa, a David-rock por su grupo, a Ángel por su niñez, a Luis porque me habló mi último día, a Gonzalo porque le echaron, al que pintaba cuadros de carboncillo porque le echaron también, a vuestros clientes Emilio por su búsqueda, al viejo del matadero porque me regalaba caramelos, al viejo que siempre anda buscando su carro como Escobar por su ternura, a Castor a Tini y al que todo lo cuenta porque tiene que haber de todo y a los que me dejo (que hay más) porque completan todo mi puzzle. Mujeres: a Teresa por su largo aprendizaje con todos vosotros y a Inmaculada por ser la única persona que sigue en pie desde que abrió la empresa. Gracias por todo.

Un comentario sobre “Último día de trabajo.”

Deja un comentario