Me siento vacía

Me siento vacía,
como un globo, vacía.
Nada de lo que ha ocurrido
dejó posos en el fondo.

——————————————————————————–

Cuando pienso en lo nuestro, a veces parece que hubiera querido cargármelo todo de un plumazo, todo lo que construimos juntos, Miguel, durante tanto tiempo… ya lo he conseguido, he conseguido derruir tu amor por mí.

Ahora siento todas estas cosas nuevas de golpe y me da miedo, acercarme otra vez a por ti para que duermas esta noche conmigo.

———————————————————————————

Siento de nuevo el abandono. Cómo me voy dejando llevar por la rutina de pasar de mi culo como de la mierda ¿Dónde quedo yo al final? Al final de todos estos muros.

———————————————————————————

Dos Miguel Ángeles se cruzaron en mi vida, cómo dos ángeles. Y a uno lo desaproveché. Ya no quiere estar conmigo ¿El nuevo se cansará de mí?

———————————————————————————

Le gusta que le llame amor, se siente mimado conmigo. Todo eso me suena, pero desde la otra trinchera. Ya no sabe qué escribir. Yo me largo, lejos de África, dimito y a vivir. Huyes? Con todo lo que te he dado? Sólo espero recibir la mitad al menos, dame un poco de calor, no me desanimes.

Por momentos a veces, la vida se torna frágil.

———————————————————————————-

Mi padre se ha desvanecido. Recuerdo ahora aquellos años en que todavía era un ser vivo. Parece que fuera ayer cuando le veía caminando por las calles en un verano caluroso, con olor a perfume, mientras observaba a los transeúntes. Recuerdo a mi padre.

Recuerdo la historia de un hombre, al que todos recuerdan en Gata. Recuerdo que yo soy su hija y siento orgullo por aquel hombre que cometió un error y el error le costó la vida. Reconozco los míos también. Y es tan triste imaginar simplemente la historia real, tal y como ha sucedido, que ni todos los psiquiatras, psicólogos, psicoanalistas, terapeutas, amores o artes del mundo podrán llenar el vacío.

Me gustaría reconciliarme contigo, pero sé que tú ya no estás, has cambiado, no eres el hombre real. Sólo eres una deformación de la persona que conocí, que quise como hija, que amé como hija, que adoré. Ya no eres todo eso que impulsaba mi vida y me daba seguridad, ya no eres una persona real. Sólo la deformación, sólo la deformación de ti, papá.

8 comentarios sobre “Me siento vacía”

  1. Los amores son siempre trincheras como tú muy bien dices, Marianela. Lo que sucede es que hay que intentar siempre resistir antes de que nos las destruyan. Porque…. ¿al destruirse un amor qué sucede?. Lo mejor es reconciliarse para seguir avanzando cada día más a esa emotiva sensación de que nos hemos liberado de las batallas que a nada conducen salvo al desaliento. Hay una victoria mucho mayor en la paz que en la guerra de las emociones aunque muchos se declaren vencedores de la nada. ¿Y qué tiene de interesante ser un
    vencedor de la nada? La respuesta es triunfa siempre con lo que sientes de verdad.

  2. Veamos la primera parte del texto. ¿Podemos ser un vacío? Razono que nunca existe un vacío cuando somos personas. ¿Por qué razón, Marianela? Porque nuestra memoria existe como categoría humana y toda categoría humana tiene contenido. Todo deja algún poso en nuestra memoria y la memoria forma parte de nuestra personalidad.

  3. Segunda parte de tu texto. Lo leo. Lo pienso. Lo deduzco. Si algo nos produce miedo es que ese algo nos importa demasiado. Lo cual significa que para combatirlo hay que recurrir al olvido. Se supera el miedo cuando el olvido supera a la realidad. Explico. Tenemos una realidad de valores intangibles. El miedo es un contravalor. Luego la solución es aplicar la indiferencia que es el mejor olvido posible.

  4. Tercer tramo. El abandono. Nadie debe jamás abandonar ante la presencia de los recuerdos. No vale nada quien no recuerda nada. Así que el abandono es una inconsciencia y lo que de vedad nos sirve es la consciencia presente. Siendo conscientes de nuestro estado de ser es que somos algo más que un abandono; porque el abandono no nos eleva jamás y lo importante es levantarse ante cada caída. Si al caer te levantas, es que te levantas con más fuerzas que al caer. Y el abandono no entra en esa categoría. Me parece que he sido claro.

  5. Vamos con la cuarta parte. ¿Hablas de dos personas distintas o hablas de una sola persona con dos maneras de actuar diferentes? Si hablas de dos personas distintas no existe problema alguno en sustituir a la primera por una segunda mejor. Si estás hablando de una sola persona con dos formas de actuar diferentes es que te refieres a un bipolar. En ese caso siempre hay una tercera solución. Pasa olímpicamente y busca a alguien que no te complique tu psiquis.

  6. Quinto sentido: la vida se convierte en frágil cuando no medimos las distancias entre querer y amar. Cuando estas distancias las sabes concretar y manejar adecuadamente la fragilidad de la vida desaparece y aparece algo que no es la dureza sino la firmeza: dos conceptos totalmente opuestos entre sí.

Deja un comentario