Mensaje: El Diario del Kurdistán.

Para quienes tengan duda alguna sobre mi «Diario del Kurdistán» no solamente fue una emocionante experiencia vivida por mí en primera persona sino que, si volviera a nacer, volvería a hacer lo mismo. Y quien no lo interprete como una propia experiencia personal mía me es totalmente indiferente. Lo viví. Lo experimenté. Lo escribí. Y volvería a vivir dicha experiencia y aventura un millón de veces más si un millón de veces más se me presentara la ocasión de viajar al Kurdistán. Yo respeto mucho a los incrédulos pero, por supuesto, no hago caso a los incrédulos porque ellos tienen su libertad y yo tengo mi liberación. Ardo en deseos de ver, y alguna vez sucederá ya muy pronto, mi «Diario del Kurdistán» publicado en un libro de cara al público. Y como fue verídico no me importa lo que piensen quienes no se crean que fue verídico.

2 comentarios sobre “Mensaje: El Diario del Kurdistán.”

  1. Mi abuela materna: ¡Muy bien dicho, nieto! Yo también estoy de acuerdo en que yo tuve una experiencia vital en Badajoz (aunque muchos lo duden o no se lo crean) porque te vi nacer en esa ciudad extremeña… así que tus experiencias viajeras te vienen de nacimiento. Yo así lo afirmo y amén.

  2. Muchas gracias abuelita. Menos mal que tengo en ti a una «fan»… «fantástica»… y es que lo fantástico es tan real como lo que cada uno o cada una quiera imaginar. Por eso afirmo que este Viaje fue real y verdadero y no simple fantasía nada más. En toda fantasía siempre hay grandes verdades unidas por un lazo real llamado imaginación y la imaginación sí que es un poder exacto y no tantas aventuras no creíbles que cuentan algunos. Lo mío, por lo menos, fue real. Claro que soy madrileño pero claro que nací en Badajoz y claro que vivo en muchas partes del Universo Terrenal. O sea, en El Paraíso de la Literatura.

Deja un comentario