MI LUZ

Si algún día al mirar hacia arriba
no ves las estrellas brillar
llora por ellas y nunca sonrías
pues no volverán a estar.

Se las llevaron a un punto lejano


nadie las va a contemplar
pobres estrellas que daño hacían
tan sólo brillar y brillar

Ojala pudiera algún día
llegar yo también hasta allí
y con mi antorcha entonces prendida
ponerlas de nuevo a lucir.

Cuando llegue por fín el momento
la ventana volverás a abrir
y verás las estrellas brillando
por la antorcha que yo encendí.

Escoltando a la luna que nace
cada noche en el cielo gris
las estrellas antes perdidas
en tus ojos las veo surgir.

Sólo espero que con mi antorcha
no tenga yo ya que subir
a esos ojos oscuros y hermosos
que la luna quiere para si.

Ahora comprendo, en tus ojos estaba
la luz que yo necesité
y aquella antorcha que antaño buscaba
la llevas muy dentro de ti.

Deja un comentario