Miradas a dentro

Miras intrigantes y respiras
Hay cierto malestar en el ritmo
Se acelera el compás
De tu aliento
Ya no es posible que veas
La sombra tenue de tu ofuscación

Miras inquieto y sonríes
Y se te cae la sonrisa
Cansina sin flores
Con fingido rebote hay tienes
De nuevo se burla
Tu sombra tenue de desilusión

Algo te dice que no se
Completa el milagro
Cantando con coba la triste
Ya no has provocado
Ni risa ni llanto en ajeno
Y no ves y miras otra decepción

Miras genuino y preguntas
Mágica anuncia la espera
Sabes sin notar fantasías
Cepo amigo de tu ratonera
Desvarío tenue sin declaración

Aunque dure
El suspiro de un niño
Y no lo ves aunque mires
En su cielo te brinda puro algodón

Fijas tu vista en una ancianita
Y no la ves aunque mires
Y por fin comienzas a
Comprender sin saberlo

Hay que ser ciego para ver
Sordo para oír
Y vacío para encontrar
La plenitud

Deja un comentario