No digas que fue un sueño

Fue tan intenso el dolor que comenzó a soñar…
La enorme puerta que le dio la bienvenida al caserón era majestuosa pero a la vez inquietante. Aquella cabeza de carnero con cuernos retorcidos y ojos metálicos clavándose en los suyos provocó que un escalofrío se aposentara en su nuca y su mente solo pensara en cómo salir de allí.
Subió corriendo por unas escaleras de peldaños de blanco mármol gastado, que la guiaron hacia una habitación donde la luz, también temerosa, se escondía tras unas largas y pesadas cortinas.
Olía mal y sintió que un pútrido olor le atravesaba la nariz y se le clavaba en la garganta. Le faltaba el aire y quería salir de allí.

Daba vueltas y vueltas buscando una salida, pero no la encontraba. Se sentía como un ratón atrapado en su ratonera. Las baldosas del suelo la mareaban, blancas y negras, negras y blancas. Sintió arcadas porque el olor seguía perenne en su boca. Oyó un chasquido, se giró y se topó con el carnero de la puerta de entrada, erguido sobre sus dos patas traseras mirándola amenazante. Intentó correr pero sus piernas se habían quedado sepultadas en una baldosa negra y era incapaz de andar. Cerró los ojos y un sudor frío la abrigó.- Tengo que salir de aquí,- se repitió incesantemente.
Cuando abrió los ojos se encontró en la puerta de salida, escuchó el repiqueteo de las pezuñas del carnero bajando por la escalera corriendo hacia ella. Dio un salto y ya estaba fuera. Se aferró a la enorme aldaba de cobre que colgaba de la puerta y con mucho esfuerzo intentó cerrarla. El carnero extendió su pata por el hueco que quedaba por cerrar e intentó hacerle daño, una vez más, pero no lo consiguió. Un último esfuerzo, ya casi estaba cerrada. Junto al golpe de la madera rugió un grito.
Anestesiada por el miedo no fue capaz de celebrar que tras aquella puerta quedaban enterrados diez años de vida malograda y un monstruo ruin y perverso.

Glosagon.

2 comentarios sobre “No digas que fue un sueño”

  1. Es muy interesante. Has dotado de suspense una escena prolongando misterio. Eres excelente escribiendo cuentos y relatos. La verdad es que el final se queda abierto para hacernos pensar en los años que quizás se pierden pero, a la vez, también quizás se ganan. Y es que cualquier cantidad de años que sirven para poder escribir sensaciones de cualquier género no son años perdidos en realidad sino años ocupados en encontrar salidas. Tu cuento o relato me ha hecho sentir esa necesidad de contar… UN ABRAZO CORDIAL.

Deja un comentario