No sufras, mamá

. Mamá.
Veo.
No lo puedo evitar.
Tantas cosas… mamá.
“El patio de mi casa es particular,
cuando llueve se moja como los demás… “
¿Cómo los demás?.
¿Entonces por qué hay patios cubiertos? ….
¿Entonces por qué me necesita la gente?
¡Tú lo sabes, tú lo ves!
¿Entonces por qué no persigo a nadie?
¡Tú lo ves, tú lo sabes!
obsérvalo sin miedo.
Dejadme, todos, vivir en paz
Sola estoy bien. No pasa nada.
¡Sola puedo escribir!
¿Por qué me mientes?
mejor dicho ¿Por qué te mientes?
Yo sí quiero entenderme, mamá
(No desesperaré). Me entenderé.
Aunque tu miedo quiera protegerme con ansia.


¿Cómo los demás? ¿Por qué te mientes?
No me mientas mintiéndote,
que yo tampoco soy perfecta,
y a veces te creo y me pierdo
Sufriendo.
Yo no daba consejos
siempre decía: no sé, no sé, nunca supe nada…
Escúchame, mamá.
Tengo cosas que mostrarte.
No te den miedo,
soy yo,
te quiero.
No has hecho nada mal, de verdad,
todo lo que estaba en ti
me lo has regalado con creces
sin intereses.
Escucha,
No es raro que existan “enfermedades mentales”
No es extraño para mí, tu hija, que existan
“locos” alejados de la sociedad.
La sociedad a veces me abruma, mamá
La locura puede ser felicidad.
Ya no tengo miedo, mamá, no lo tengas.
He desarrollado mi capacidad de expresaros
lo que me crece dentro hasta el punto de
casi no necesitar que lo entendáis.
Quiero ser yo.
Y si yo soy locura
También quiero ser yo.
Mamá, escúchame o déjame ser
Sólo quiero ser feliz.
Ese derecho me pertenece.
No voy a hacer daño a nadie,
si nadie quiere entenderme.
Si a ti te vale con creer
que todos los patios se mojan no sufras.
No sufras mi soledad,
Mi soledad es MI VIDA
No haré daño a nadie
que no lo desee.
Lo promete mi solitario corazón.
Palabra de una niña cansada.
Amén.

Un comentario sobre “No sufras, mamá”

  1. La gran verdad que estás señalando, marianela, en esta tu magnífica reflexión es que todos tenemos derecho a ver más allá de las aparentes realidades. Lo que parece de un signo se descubre que es del signo contrario y otras veces conjugamos experiencias para hayar un conjunto de incógnitas nuevas. Tu corazón se expande a medida que vas expresando capacidades de expresión (valga la redundancia) y es en es emomento donde la locura se hace completa lucidez. Es un derecho que pertenece a los hombres y a las mujeres que crecen… Un besote, Marianela… !chica valiente y cada vez más completa!.

Deja un comentario