Oyemente

Hay momentos en los que la mente se evade de la realidad, donde los pensamientos vuelan allá donde la imaginación es el resguardo y descanso a la calma. Desconectar los oídos y no oír más que silencio que mantenga alejado a todo ruido no bien allegado, sin voces, sin gritos, sin ecos. Tan solo silencio y escuchar simplemente la carcajada de un niño, que devuelva el placer del sentido que da estar oyendo, cuando no se quiere oír.

Un comentario sobre “Oyemente”

Deja un comentario