Padre,

Atrás dejo una vida llena, una vida carente de rencor, llena de belleza y recuerdos que jamás olvidaré.

Padre, que difícil será cerrar la puerta de un hogar, de una familia para comenzar a volar.

Padre, si bien quiero decirle que si volviera a nacer, verle otra vez sería como volver al cielo y venir de la tierra.

No olvide padre, que tras este rostro cálido, amable, se esconde toda una vida de esfuerzo que por mi sacrificó. Que irónica mi alma que ahora en mil pedazos se parte, como este corazón que anhela aun sin haberse marchado.

Pero no olvide jamás, que al otro lado de estas cuatro paredes, un paraíso se esconde y que allá por siempre estará en este callado corazón que por amor las palabras esconde.

Y atrás dejé una infancia sin límites, un libro sin terminar y un desván perdido a su suerte.

Padre…que hermoso llamarle así, que hermoso ser la rama de un tan hermoso árbol, que hermoso ser la vida de su vida.

2 comentarios sobre “Padre,”

  1. Muy buen texto, NASIA… como todo lo que escribe. Permíteme que escriba un acróstico espontáneo.

    Por haberte tenido a mi lado
    Amar he podido conocer
    Después de haberme tú dado
    Razones para habaer andado
    En el mundo tras nacer.

    Un beso amistoso.

Deja un comentario

padre

Y yo te llamo cansado,
en silencio, marchitado,
y tu acudes preocupado,
¿qué te pasa, estas llorando?

No puedo mirar al cielo,
no puedo llamarte Padre,
del dolor y el desconsuelo,
no hay nadie que me salve.

Deja un comentario