Reflexión sobre «Lágrimas» de Diesel.

Diesel tiene razón. Las lágrimas son los cristales rotos del alma. Yo añadiría, incluso, que cuando una persona está triste por alguna razón, esos trozos de cristal se quedan enganchados en el interior de nuestro cuerpo, y a cada paso y cada acto se mueven entre sí y rajan la piel. Y para expulsar los cristales rotos hay que llorarlos, y para ello suben por la garganta, desde el estómago, y salen por la boca, en un acto muy tedioso y doloroso. Por eso llorar es de valientes, de honestidad con uno mismo. Los hombres y mujeres que aguantan el llanto siempre se rompen un poquito más por dentro.

3 comentarios sobre “Reflexión sobre «Lágrimas» de Diesel.”

Deja un comentario