RELATO DE UN VIEJO GORRIÓN

Contaba un viejo gorrión
En un nido a un grupete
De pequeños gorriones
Una historia de luciérnagas y lechuzas
Mientras encendia su pipa les conto:
Había una vez una luciérnaga que andaba perdida por el bosque
Los arboles amenazadores la hacían temblar de temor
De pronto en la oscuridad se vieron dos grandes ojos de lechuza
-Perdone sra. Lechuza me he perdido y no encuentro el camino hacia mi casa
La lechuza se poso a su lado y acariciándola con el ala la dijo
-no te preocupes corazón si es necesario yo te acompañare todo el camino hasta tu morada
Y con cortesía y educación la enseño un húmedo camino que la llevaba directamente a su pico.

2 comentarios sobre “RELATO DE UN VIEJO GORRIÓN”

  1. Muy bueno. Relato corto pero directo. Algunas veces necesitamos escribir hasta incluso una novela entera para poder decir lo que sentimos. Pero otras veces con un pequeño texto decimos casi todo. Tanto en la novela larga como en el relato breve siempre existen muchas cosas por decir que no decimos pero, al leer la novela larga o el relato breve, sabemos que están ahí, implícitas en el texto largo o en el texto corto. En tu relato veo el amor de un hombre sencillo y una mujer hermosa. Creo que se puede comentar mucho sobre ese camino conjunto para no perderse, para encontrarse, para sentirse y para saber que amar es tan sencillo como la de ver a un joven gorrión que es tan sabio como un anciano que medita en un banco mientras le observa detenidamente y cómo se descubre que en el mundo animal hay sentimientos tan profundos que muchas veces algunos violan sin la menor conciencia de lo que hacen. A veces los gorriones caen pero muchas veces la luz de una luciérnaga y el consejo de una lechuza les hace ser de verdad lo más hermoso de ese parque donde un anciano lo observa todo sentado, solitario, en una banco.

Deja un comentario