Sinceridad y Silencio (segunda parte)

Con razón Sinceridad y Silencio comienzan, ambos sentimientos, con el si de la Simetría. Sinceridad para ser nobles con nosotros mismos y Silencio para sentir las angustias o las alegrías de los demás. Con la S de Sencillez expresamos la Sinceridad de nuestro corazón. Con la s de Sanidad curamos las heridas del Silencio del amigo, la amiga, el compañero o la compañera que nos abraza cálidamente porque necesita nuestra comprensión.



NOTA:
Y así, en este universo de Sentires amables, envío una S de Saludo a ssshhh porque creo que su anagrama es la S de la Sinceridad elevada a la tercera potencia y acompañada de la triple H del Humanismo: heroicidad ante los sentimientos, hondura ante las percepciones y heterogeneidad ante los pensamientos. Y, de paso, aprovecho para enviar una S de Simpatía a todos los escritores y lectores del Sincero y Silencioso Vorem.

Un comentario sobre “Sinceridad y Silencio (segunda parte)”

Deja un comentario