Soneto, hijos

Ve y cuéntale al niño salvaje es la presa
Mi amor no me sirve no me sabe a ciencia
Quien no le reniega de joven al cesar
Palacios malditos no enseñan paciencia
Suspira que siempre se hablo en esta jerga
Mi niño no llora, me impone violentas
En donde perdimos lo aprendido en juergas
Miserable vida no salen las cuentas
Solo el que se sabe te impone cruentas
Sufrir por ignotos ¿que enseñamos gestas?
Somos malos padres no dejamos tregua
Y pronto se aprende a odiar sin conciencia
El sabio te enseña lecciones muy lentas
Que te pasa tiempo que huyendo te acercas.

Deja un comentario