Te regalo la vida

Te traigo el mejor de los regalos, la vida, y además te regalo la mejor de las intenciones y espero que tu algún día seas tan libre como yo, aunque la vida se empeñe en arrebatarte el mayor tesoro, aunque la vida sea como es…nunca olvides decir “no”.

Te regalo la cuna en donde dormirás cada noche, y soñarás que eres alguien, y soñarás que triunfas, aunque tú para mi seas mi triunfo, aunque ya seas alguien, aunque florezcas en cada despertar.

T e regalo el alimento que nutrirá tu cuerpo, que te enseñará que la tierra ha de nutrir a todos sus hijos por igual, que cada árbol, cada semilla, cada flor forma parte de un mismo mundo.

Te regalo el amor… ¿Cómo explicarte lo que es el amor sin aprender antes a escuchar en el silencio? Tómalo, será tuyo por siempre mientras haya aire, mientras haya vida y mientras que las hojas sigan y sigan danzando mientras silbe el viento.

Y si alguna vez piensas que la vida se te escapa de entre los dedos, que cada segundo es como la última gota del rocío y tus ojos caen como la noche, entonces, respira.

Cierra los ojos, acércate a mí y cuéntame que te pasó, siente mi voz como parte de tu corazón y como parte del niño que nada entendía y nada quería entender.

Respira entre mis brazos, sobre el vientre que te dio la vida y después vuelve al mundo del que me fui que yo volveré al mío para hacerte un sitio entre las estrellas.

Vive amor, vive.

4 comentarios sobre “Te regalo la vida”

Deja un comentario