Un mundo llamado tú. (reedición)

Un mundo llamado tú es mi único equipaje en esta feliz travesía por las ondas expansivas del océano profundo. Allí, en tu mundo marinero me hundo para buscar lo que el viento se llevó con sus tragedias. Pero ¿qué es la vida sin tu mundo sino una tragedia escondida en las sombras de la envidia?. Es por eso por lo que les pregunto a los gorriones sencillos del pueblo dónde hacen sus nidos ellos. !En tu mundo!. !En tu mundo hacemos nuestros nidos y nos alimentamos de versos!. Son canciones nada más. Simples canciones al vuelo, tomadas de una sola fuente: la fontana de tus ojos.

¿Y qué importa que no nos vean?. Precisamente por eso me hundo en lo submarino de tus miradas y construyo un mundo llamado tú. Para vivir. Solamente para vivir donde existe la paz en los atardeceres de mi pequeña barca. !Tú y yo en el horizonte!. ¿Para qué queremos seguir en el desierto seco y árido de las gentes envidiosas?. !No!. !No he de vivir ni más acá ni más allá de tu cuerpo!. Que los amores en plurales son sólo mentiras que viven los que no conocen la paz de un mirar como el tuyo.

!Vámonos!. !Vámonos allá donde las palomas mensajeras depositan, todos los días, una rosa roja en el verde césped del jardín!. !Sí!. !Una rosa roja que yo tomo y te la entrego como imaginaria poesía!. !Que vivir en un mundo llamado tú es lo único que busco yo: una eternidad dentro de tu cuerpo!.

Nada de artificial hay en mis palabras sinceras y honestas que sólo surgen de tu propio corazón. Ese corazón abierto donde entro todos los días para vivir sonriendo como el niño bohemio del pretil del puente. Sí. Siempre el mismo. Siempre el mismo que te ofrece odas en el silencio de las noches.

!Que cuando la oscuridad se marcha hay más luz en tus miradas y es más fácil decir un «te amo» con la suficiente claridad de los sentimientos blancos. No es magia un mundo llamdo tú, sino una fantasía creada por Dios!.

Un mundo llamado tú es sólo suficiente para estar siempre acompañado en las primaveras de las rosas; en el verano de los girasoles; en el otoño de los castaños y en el invierno de la nieve pura. !Esa es la única Verdad que existe en esta Tierra a la que podemos llamar Amor sin hache de hechicería!.

Brindemos con el agua pura y sana de las corrientes submarinas. Allí donde sólo los enamorados beben sueños soñados. !Sí!. !Sueños soñados pero verdaderos!. Más allá no hay nada, absolutamente nada, salvo «agujeros negros» donde se pierde la vida en las miserias de los celos. ¿Qué son los celos? me he preguntado siempre… y siempre me han respondido los gorriones de la misma manera: «los celos son la envidia de los buitres humanos». ¿Buitres humanos?. Más allá de tu mundo sólo hay buitres pero no humanos sino moribundos personajes que se colocan junto a las tapias de los cementerios para ver pasar el cortejo fúnebre de la Muerte. !No!. !Un mundo llamado tú nunca es Muerte!.

Los cipreses alargan siempre sus sombras para atrapar a los fantasmas de las conciencias negras. No. No es cuestión de perderse entre las ramas de los arbustos; sino de vivir a plena luz del día lo que de noche nadie descubre. Un mundo llamado tú es el descanso infinito de mis ideas; allí donde reposan frases como «te amo igual qe ayer e igual que mañana» o «soy sólo un personaje nacido de las imágenes del Sueño pero tan real como las olas del mar en donde bañas tu cuerpo trigueño».

Un mundo llamado tú es la llama que me hace arder de fantasías pero lejos de las vanidades de este mundo oscuro donde no existe más que una figuración inexacta de lo que es amar. !Sí!. !Amar con toda el alma apostada al cero más absoluto de la feria de las vanidades!. ¿Y para qué necesitamos nosotros los números absolutos de la feria de las vanidades si sólo son ceros elevados a la enésima potencia?. Un mundo llamado tú nada sabe de ciencias exactas; somos tal cual somos y nada más.

Cierro mi diario con un soñarte aún más profundo que ayer y que mañana será más profundo todavía; para que los relojes nunca nos despierten de este Sueño… de este Sueño que está creado sólo por las manos sencillas de un poeta!.

6 comentarios sobre “Un mundo llamado tú. (reedición)”

  1. Me salió de un tirón, amiga Marian. Y no me refiero a un tirón muscular (que he tenido muy pocos jugando al fútbol) sino de un tirón mental o sea, que lo hice todo seguido y sin copiar de nadie. COMO SIEMPRE. UN SALUDO CORDIAL.

  2. No he de vivir ni más acá ni más allá de tu cuerpo. Que los amores en plurales son solo mentiras que viven los que no conocen la paz de un mirar como el tuyo. Que mujer no querría recibir una carta como esta, es un autentico canto al AMOR.

  3. No te preocupes Nocturna… ni tengas miedo de poder Amar… Sueña… Sueña con tu verdadero amor y vívelo en total Liberación. Si te ayudan en algo mis textos eso es lo que me importa. Lo demás sólo es vanidad y yo no tengo esa clase de vanidades. ¿Ego?. Por supuesto que todos y todas tenemos ego… pero del ego al egoísmo hay tanta distancia como del amor a los amoríos. Un solo amor verdadero, Nocturna, con eso tenemos más que suficiente pàra toda la Eternidad. Yo al menos soy así.

Deja un comentario