Viaje del acontecer

Y yo seguiré mientras consiga
abrirme camino en la niebla.
Y allí, en medio de la siembra,
los trinos serán consigna.
Brevemente se presigna
el sacristán en la yerba.

Y yo seguiré adelante
dejando el ritmo rasante
para elevarme hacia el cielo
y allí, sumido en el sueño,
siempre estaré vigilante
y andante del gran cante
caminante del ensueño.

Y yo seguiré caminos
abiertos en la espesura…
porque mi vida perdura…
en todos estos destinos
que llevan a tu hermosura.

Y volando por las cimas
de las nubes adornadas
seré, de las alegres jornadas,
lo que se queda entre rimas.

Verbo grácil…
verbo fácil en tu cuerpo
de enamorada en el huerto
que cultivan mis palabras.
Espero a que siempre abras
la ilusión del breve cuento.

Cuento estrellas,
cuento albas,
y sumergido de bellas
anáforas bien doradas
por las fértiles jornadas
me voy siempre entre trigales,
entre zarzas y jarales
para ser tu amador.
Un adorador
de tus sonrisas legales.

Soy tan fiel a tu presencia
que no conozco otra ciencia
que besarte en la boca
y allá… en la fiesta loca…
me sumerjo en tu presencia.

Esencia de verso libre
rimando con la existencia
de un poeta con calibre
que nunca será ausencia.

2 comentarios sobre “Viaje del acontecer”

Deja un comentario