2 comentarios sobre “Y la rabia, y el miedo, y todo se mezcla”

  1. Exacto, Ismael, estoy de acuerdo contigo… lo que debemos hacer no es odiar sino preguntar y preguntarnos también a nosotros mismos ¿por qué?. Pero es mejor preguntar ¿por qué me quisite hacer tando daño en vez de por qué me hicista tanto daño?. ¿Comprendes cuál es la diferencia entre ambos por qué?. Una cosa es que te hagan daño y otra bien distinta es que te quieran hacer daño y tú lo superes con la sonrisa siempre dispuesta y no mirando hacia atrás nada más que para sacar conclusiones. Vale la pena siempre comenzar de nuevo y ser tal como éramos pero proyectándonos hacia el futuro. Un abrazo amistoso, compañero.

Deja un comentario