Y TÚ

Los laureles son de hojaldre,
y las tartas de frambuesa,
y tú eres quien siempre sale,
al balcón con tus propuestas.

Los corceles son de mimbre,
y los piratas con parche,
y tú haces sonar el timbre,
y en mi voz poner remaches.

Los corazones son rojos,
las amapolas también,
y yo a veces me sonrojo,
cuando te beso los pies.

La luz del sol es naranja,
como el gran melocotón,
y tú suscitas mi alma,
esperando en cualquier rincón.

Tus cabellos negros son,
tu belleza es innata,
y tú abres mi corazón,
mas allá de mis entrañas.

Tu respiración es el eco,
que mueve siempre montañas,
y yo soy como el elfo,
que acude cada mañana.

F.J.D.

Un comentario sobre “Y TÚ”

Deja un comentario

¿ Y TÚ ?

El día estaba revuelto, ni salía el sol ni se nublaba, pero si soplaba un leve viento suficiente para que los árboles no dejaran de hacer movimientos de vaivén, pero el hecho de que hiciera aire no me impediría dejarme llevar a lomos de un sillín, dirigiendo a través del manillar mi destino y procurando que el motor, que no es otra cosa que mis pedales, se mantuvieran en constante movimiento.
Según iba avanzando, el viento soplaba con más fuerza, casi sentía que me asfixiaba y el ritmo que llevaba iba menguando. Al darme cuenta de ello no desistí y si el viento soplaba más furioso si cabe, yo pedaleaba con más fuerza, con más ganas y con más furia aún, era una lucha entre la naturaleza y yo misma, estaba realmente cansada y agotada y a punto de quedarme en el camino, vencida, mis piernas ya no respondían y el motor se iba apagando poco a poco. Yo seguía sumergida en esta lucha sobrenatural enfadada, con mucha rabia y odiándole por querer impedir mi propósito, y mientras pensaba todo esto seguía y seguía pedaleando inconscientemente y sin darme cuenta que ya ni tan siquiera podia sentir ese frío en mi cara tan asfixiante, y que el poderoso y arrasador don viento se habia convertido en un brisa silenciosa e imperceptible dándome a entender que la victoria era mía.

Un comentario sobre “¿ Y TÚ ?”

  1. El suelo es tierra, es madre, es refugio. El bambú no pelea con el viento, por eso es flexible. Quizá caer no sea sino correr en bicicleta en otra postura. Todo depende del sentido mental que desees experimentar. ¡¡¡Por supuesto no sé andar en bicicleta y esto es pura teoría!!! Gracias por la historia.

Deja un comentario