ahora que?

Rumbo a la Guajira, donde la palmera es golpeada por la caricia de la brisa, donde el mar es cristalino, pero cercena vidas, donde están nuestras raíces ancestrales sufridas y olvidadas por la civilización…
Aquí voy, rodando entre un paisaje árido, y entre cultura distinta, gente humilde y fuerte con aparente resistencia mayor a la mía, pueblo al que no le hace arder la piel el sol de mediodía y que siempre se las ingenia para subsistir en el olvido…
Aquí voy, sola como siempre, y entre suelos áridos y cactus te recuerdo a ti, entre tus mañanas verdes y tu río caudaloso, a veces no entiendo cómo estoy aquí y como sigo aqui, unos días me acuesto pensando qu. Vine para servir, pero otros días pienso que no debi Venir…


Extraño desde el alma aquellas memorias de mi padre en tus tierras benditas.. Y aquel jugo bien espeso al salir de alguna audiencia.. Extraño el suelo de tus calles de madrugada, creo y siento que cuando se extraña lo má. Pequeño, es porque de ha arraigado un inmenso sentimiento, que aquí ya con un año no se a podido aflorar, ojalá y alguien entendiera mi enredo, ojalá tú, que fuiste mi barca en la orilla en vez de darme la espalda me puedas escuchar, porque aquí nadie lo hace, y confíe en tus oídos hasta el último respiro…
Nada ha cambiado, aunque parezca, en mi interior sigo exactamente igual… Cada día, cada camino es igual, sólo el servicio me mantiene en pie…
Ahora que? Si no estás…

Un comentario sobre “ahora que?”

  1. Buen testimonio personal sea real o imaginario. Todo testimonio personal tiene que tener audacia dialéctica y tu texto la tiene. Lo leo y pienso que llevas toda tu razón personal. Eso es lo importante. Llevar tu razón personal aunque sea en cualquier clase de ausencia. ¿Esperar? Como le dije yo a JMFR… ¿esperar a qué?. Yo te recomiendo que no esperes nada más que a todo aquello que Sueñas con S mayúscula de Salud. Pero no te hablo de libertarismo (decepcionanmte mil por mil) sino de Liberación (congratulante un millón por un millón puesto que la cuestión no es ser anarquista ni tan siquera ácrata que está más pasado de moda que las hojas de afeitar y que resulta que sólo son mentiras acumuladas una tras otra). Rodando por las paisajes áridos y secos me he visto más de alguna vez (incluso más veces de las que hubiese yo deseado) y por eso te animo a que sigas escribiendo. Es la mejor manera de encontrar el oasis que nos alimenta. Extrañar ausencias. ¿Para qué sirve extrañar ausencias? Recarga tu equipaje de optimismo y que salga de tu interior todo lo que sientes. Es la mejor manera de viajar por estos mundos literarios donde cada camino es diferente al resto del camino de las gentes. Y ya sabes que para mí hay mucha diferencia entre gentes y personas. Así que sigue siendo persona y no pierdas tu voluntad. UN ABRAZO AMISTOSO.

Deja un comentario

ahora que?

Rumbo a la Guajira, donde la palmera es golpeada por la caricia de la brisa, donde el mar es cristalino, pero cercena vidas, donde están nuestras raíces ancestrales sufridas y olvidadas por la civilización…
Aquí voy, rodando entre un paisaje árido, y entre cultura distinta, gente humilde y fuerte con aparente resistencia mayor a la mía, pueblo al que no le hace arder la piel el sol de mediodía y que siempre se las ingenia para subsistir en el olvido…
Aquí voy, sola como siempre, y entre suelos áridos y cactus te recuerdo a ti, entre tus mañanas verdes y tu río caudaloso, a veces no entiendo cómo estoy aquí y como sigo aqui, unos días me acuesto pensando qu. Vine para servir, pero otros días pienso que no debi Venir…

Un comentario sobre “ahora que?”

  1. Buena técnica narrativa. Caminando rumbo a algo que se desconoce siempre nos preguntamos si hicimos bien o hicimos mal en marcharnos. La respuesta está en cada uno de nosotros y nosotras y puede ser diferente para cada uno de nosotros y nosotras. Entiendo claramente el texto porque lo haces comprensible y eso es muy importante a la hora de escribir relatos. He visto a muchos grandes autores que, a pesar de su mucha fama, son incapaces de hacerlo. Un saludo cordial y me quito el sombrero.

Deja un comentario