Amanecer para ver

El amanecer en la ventana, y lejos, vive, muy lejos, está muy vivo,
en una gran lejanía, desde allí enviando al sol,
desde muy lejos desde la superficie universal, intocable ardiente,
sonríe suave al rostro. Desde allá, también hasta la ventana, sita aquí.
Cada mañana, distancia y cercanía.

Un comentario sobre “Amanecer para ver”

Deja un comentario