Camino

Camino sin ver el final, sin apenas conocer el sendero, pues algunas caras me suenan pero otras no, y aunque distinga el sonido del río no sabría reconocer tu voz entre todas las voces.

Y por momentos quisiera correr, pues la curiosidad es grande, y el secreto mayor. Pero atisbo montañas altas, ríos bravos, nubes que se alejan y esperan su momento, y yo tan solo tengo la oración, la esperanza, el dejarme llevar por la brevedad de los días que algún día serán eternos.

Que momento tan grande, tan esperado, tan increíblemente mágico cuando las aguas despiertan y el sol revive entre claros y oscuros, cuando la fuerza es retomada y la expresión es la nada callada, porque cuando cierro los ojos, las puertas se abren y olvido estar viviendo en la oscuridad del pensamiento.

5 comentarios sobre “Camino”

  1. Otra vez genial, NASIA. Otra vez tu universo de palabras da acogida a mis sentires. Es una reflexión que llena, que acoge, que derrama y que refuerza el ánimo. Un beso amistoso y no detengas tu caminar entre oraciones que van más allá de lo aparente. Algún día la eternidad nos dará la razón. ¿O ya estamos dentro de esa eternidad de la que hablamos? Posiblemente sí para quienes lo entendemos de esta manera. Lo que la tarde lleva es el momento de sentirlo.

  2. Tu párrafo genial entra de ello en esa genialidad que tienes y de la que te hablo: «Que momento tan grande, tan esperado, tan increíblemente mágico cuando las aguas despiertan y el sol revive entre claros y oscuros, cuando la fuerza es retomada y la expresión es la nada callada, porque cuando cierro los ojos, las puertas se abren y olvido estar viviendo en la oscuridad del pensamiento». Eso se llama genialidad expresiva sobre el sentimiento que nos rodea. Así que no te detengas jamás.

Deja un comentario