Cielo de Otoño

Si yo te dibujase contra el cielo
(cielo de otoño de jardín solitario)
pronto te borrarías como nube
arrastrada por los vientos que soplan del otoño.
Oh pasajera, ¿quien detiene
a esa huyente, mortal, adorable vida?
El canto de tu sangre también huye
al silencio y tu boca al olvido.
¡Sólo yo, el temeroso, quisiera retenerte
y sujetarte como a raíz eterna!
Pero el amor doliente que yo apuraba
en esa copa presta a romperse,
y los trigos undívagos y las noches
altas y silenciosas,
¿eran mi sed de engaño o un estío inmortal?

4 comentarios sobre “Cielo de Otoño”

Deja un comentario