COSAS DE MI GATA CARLOTA

Esto que os voy a contar es totalmente verídico
Era una mañana de Enero, Me levante temprano, mi hija ya se había ido al instituto y mi marido al trabajo, así que solo estábamos solas en casa mi gata carlota y yo.
Decidí darme una ducha por lo cual me desnude, en el cuarto de baño, cuando abrí el grifo, sorpresa; la caldera no funcionaba y esta se encuentra en el patio, total me lie una toalla y Salí al patio a encenderla, mi gata fue detrás de mi y no se le ocurre otra cosa que empujar la puerta y darle al picaporte, por lo que me dejo encerrada en el patio, caía una fina agua nieve y la toalla me tapaba lo justito.

Estaba atrapada, con lo cual me puse a gritar pidiendo ayuda a los vecinos. ¡Socorro que alguien me ayude!.
Salieron casi todos y me preguntaron,
– ¿Qué te ha pasado, te ha encerrado tu hija Samara?
– Yo les dije, no si ha sido mi gata
– Las risas se oían en toda la manzana, y yo no paraba de tiritar de frío
– Por favor dije, llamen a este teléfono… es de mi madre, para que venga con las llaves
– Un vecino amable, llamó y yo tuve que esperar un buen rato a que llegara mi madre y me sacara de esa situación tan embarazosa.
– Digo yo que en vez de mirarme y reírse, me podían haber lanzado una manta o por lo menos un aplauso en fin algo, que me ayudara en esa hora ingrata.

Un comentario sobre “COSAS DE MI GATA CARLOTA”

  1. La gata te ha marcado el camino: la próxima vez que tengas que encender la caldera, irás con una manta si es invierno. Suerte tuviste de que te oyeran los vecinos, hay casas en las que no le oye nadie a uno aunque se desgañite.

    ¿A quién se le ocurre fiarse de la gata llamándose como se llama?

Deja un comentario