¡ Dispara y trata de darle a la manzana !

Acabo de matar una estùpida flor,
pero regarè sus semillas alrededor.
No es miedo, ni odio,
no encuentro motivos para aterrorizarme.
Las balas que impactan en mi cerebro
no son salvas, hacen daño ,pero reencarnan en pajaros,
aves que cantan al son de un requiem de vida, de muerte.
Algunos de nosotros, somos todos nosotros,
no podemos negar nada de lo que sintamos.
Bailemos al ritmo de aquel corazon roto,
de un cuervo que no grazna, sino que maulla.

Una primavera sin sol, un prado sin pasto;
una gran cantidad de besos, de abrazos,
caricias vacìas, que se llenan sin darse cuenta.
En este invierno, sudo, tiemblo, callo
nunca mas me sentiré ahislado.
Motivos, motivos, motivos.
No necesitamos motivos,
hacemos lo que queremos,
no nos sentimos mal por nada,
ni por un accidente, ni por aquel hada,
sì, aquella que nos encantó,
pero que a la vez nos tiró barro,
no puedo expresar como se sienten estas manos
que sòlo sienten union, pasion.
Labios marchitos que vuelven a la vida,
por encantos de ojos muy grandes.
No me importa matar a 1000, 10000 flores
tratarè de esparcir sus semillas alrededor,
me encerraré en aquella enredadera,
en una enredadera llena de espinas,
esperaré ahi en una tumba de rosas,
y cuando llegues se volveran tulipanes,
tulipanes que florecerán por cada paso que darás,
y reencarnaré en una flor, en un animal, en algun espiritu,
no podrè hacerme el sordo tras escuchar tu voz,
pues siempre estarás a mi lado,
siempre estaremos atados ….

2 comentarios sobre “¡ Dispara y trata de darle a la manzana !”

Deja un comentario