El cielo del revés.

Casas colgadas precipitándose al vacío, pero sin terminar de caer. Así es como me imagino vivir con la cabeza hacia abajo y con los pies hacia arriba. Un mundo del revés donde no tuviera que estar dando vueltas, ir colgada siempre por las emociones y descolgarme de los miedos que tenga, arrojarlos a ese vacío dónde pudiera perderlos de vista, que chocaran con el suelo-cielo para que se enterraran en el fondo de un abismo eterno. Y descubrir la sensación que produciría andar sobre esa superficie llana con esas piedras blanquecinas, cómo sería tropezar con pequeños diamantes cuando la noche ya se ha comido al día, y pararme justo al lado de la luna para preguntarle, ¿ como consigues mantener el equilibro a esa altura de vértigo?.

He puesto del revés al cielo, y tropezar y caerme sobre él, sería la gloria.

El mundo solamente está un poco torcido.

5 comentarios sobre “El cielo del revés.”

  1. El mundo al revés es el otro lado del mundo y no se cae, je je je

    ¿ey, pero cual es el otro lado del mundo? El de arriba o el de abajo.

    Me encanta la idea del mundo al revés si con eso pudieramos sacudirnos y desembarazarnos de todas las cosas malas que ocurren en este mundo tan poco derecho que tenemos.

    Bonita idea.

  2. Un cielo al revés donde las gaviotas naden por los mundos submarinos, los peces vuelen por entre nubes de magnolias fraguando revoluciones emocionales y los hombres y las mujeres de este planeta podamos besarnos del revés como dice nuestra amiga. Me apunto.

  3. QUE INTERESANTE NUNCA ME PUSE A PENSAR EN UN MUNDO AL REVES QUIZAS AHI PENSEMOS CON LA CABEZA Y NO CON LOS PIES COMO HASTA AHORA QUIZAS NO TENGAMOS QUE IR ARRIBA PARA SUBIR SINO SOLO CERRAR LOS OJOS Y LLEGAR QUISIERA TROPEZARME TAMBIEN Y CAER EN ESA GLORIA QUE HABLAS Y NO PARARME HASTA QUE CREA EN QUE ES REAL.. UN SALUDO DE TU AMIGA VESANICKA 😛 AADIOS !

Deja un comentario