El origen de los mitos

«Lo que un ser humano cree por encima de una evidencia claramente insuficiente es el indicativo de sus deseos; deseos de los cuales a menudo él mismo no es consciente. Si a un ser humano se le ofrece un hecho que vaya en contra de sus instintos, lo someterá a un severo escrutinio y, a menos que la evidencia sea apabullante, rehusará el creerlo. Si, por otra parte, se le ofrece algo que proporcione una razón para actuar de acuerdo con sus instintos, lo aceptará incluso con la más ligera evidencia.»
EL ORIGEN DE LOS MITOS

«Entre las preguntas más básicas que se hacen los seres humanos están las de los orígenes. ¿Cómo surgieron las especies humanas? ¿Cómo fue creada la tierra? ¿y el sol? ¿la luna? ¿las estrellas? ¿Por qué hay día y noche? ¿Por qué muere la gente? No hay ninguna sociedad humana que carezca de respuestas a tales cuestiones. En tanto que estas respuestas varían grandemente en detalle, son, para los pueblos primitivos en su conjunto, similares en su forma básica: la gente y el mundo existen porque fueron hechos por una serie de actos creativos. Además, esta creación es vista habitualmente como el trabajo de seres o fuerzas sobrenaturales. Los relatos de las formas en que estos agentes sobrenaturales formaron la tierra y sus habitantes son conocidos como mitos de origen.
Los Warao del Delta del Orinoco, por ejemplo, creen que los hombres vivieron primero en un mundo en los cielos donde los únicos animales eran pájaros. Un día un cazador disparó a un pájaro con tal fuerza que su flecha taladró el suelo del mundo celestial y continuó descendiendo hacia la tierra. Al otear a través del agujero y ver unas ricas tierras debajo de ellos, abundante en todo tipo de caza, el cazador ató a un árbol una larga cuerda de algodón y descendió a la tierra. Más tarde se le unieron sus compañeros, que decidieron dejar el mundo celestial y establecerse permanentemente en la tierra. Los Karaja del centro de Brasil invierten el proceso. Sus ancestros, dicen, una vez habitaron en un mundo subterráneo hasta que un día uno de ellos trepó por un agujero del terreno y salió a la superficie de la tierra, donde sus compañeros de tribu le siguieron más adelante y donde acabaron por instalarse.
Muchos mitos primitivos hablan de una Edad de Oro durante la cual la vida era fácil y agradable, la discordia era desconocida, las herramientas trabajaban por sí solas, nadie moría, etc. Luego algo se estropeó y desde entonces el trabajo, la desgracia y la muerte han seguido a la humanidad. Esta noción de una Caída del Hombre es familiar a los lectores de la Biblia.»

4 comentarios sobre “El origen de los mitos”

  1. Sumamente interesante, Carlota. El origen de los mitos de la Creación es siempre una colección de relatos oníricos y bellos transmitidos de generación en generación. Y hablan de cosas muy profundas. Los mitos originarios del hombre están siempre presentes. !Excelente tu texto!.

Deja un comentario