Elegía a un calzoncillo manchado.

Porque en un tiempo mínimo de diez segundos has mirado a los ojos de la chica que te parece la cosa más linda del universo, y ella te ha devuelto la mirada, y luego te has sentado en un baño público, a pesar de que lo odias, y te has puesto a cagar y derepente te has dado cuenta de que no hay papel higiénico a mano.
Porque la vida está llena de contrastes: por eso.

5 comentarios sobre “Elegía a un calzoncillo manchado.”

  1. Caray, narras un episodio totalmente demoledor para el protagonista. Espero que sólo lo hayas imaginado, se inscribe en las peripecias de una pesadilla. Me hubiera gustado (ya puestos) que hubieras narrado tu regreso a casa, sin sentarte, supongo. Quedaría de lo más escatológico.

    Saludos.

  2. Parece que estamos todos sin tiempo libre. Por lo menos podemos leernos algo de vez en cuando.
    Un contraste muy cotidiano, creo que eso le pasa al más pintado.
    Siempre tan cómico. Me gusta leer estos pequeños textos tuyos tan «alegres».
    Un abrazo Ismael.

Deja un comentario