La lengua de los ojos (7)

Esa sensación de irrealidad, de nuevo. Y contempló atónito como en esa especie de holograma, Ana y Alberto se difuminaron ante sus ojos, y esa escena inverosímil, de película de terror, llenó de espanto a Guillermo, mientras el frío, preludio de la noche tormentosa, le caló hasta los huesos

-Guillermo! Que pasa?, ¿donde esta Ana?! ¿Por qué no la veo?!

Ricardo llegó jadeado a sus espaldas, así que, impotente, tuvo que darse la media vuelta y entreabrió los labios sin la menor idea de lo que iba a decir, y en ese momento el cielo le arrebató la palabra, la tormenta se hizo sentir con tal furia que las gafas de Guillermo se deslizaron por su nariz y se humedecieron al instante

-Ya debe de estar en los vehículos, vayámonos!- dijo Guillermo, pero titubeo al captar con el rabillo del ojo, en la arena y justo antes de que el mar se lo llevara para siempre, un objeto inesperado: un anillo de brillante. Sorprendido, se lo guardo de inmediato, alcanzó a Ricardo y vieron a los demás abordar los vehículos y hacerles señas ¿hacia el norte?, hacia donde?! Si con esa tormenta era imposible tomar cualquier camino he impensable dejar a Ana y Alberto perdidos en donde quiera que estuviesen, entonces comprendió, al recordar la ruinosa casa de piedra que pasaron desenfadadamente justo al llegar a la playa.

A momentos, parecía que llovía mas dentro de la vieja casa que afuera, ella caminó hacia un discreto rincón y guardó un silencio mal disimulado por su torva sonrisa. Que bien recordaba ese día!, ese día en que ella juraba amor y el, incapaz de entender, solo sonreía -ahora las cosas serán diferentes, muy diferentes, Alberto- murmuró Iría para sí misma-, debiste tomarme en serio a mí y a lo que soy capaz de hacer, esta playa no es casualidad, amor mío, ni tampoco lo es lo de mis artes obscuras-

Tampoco era casualidad que donde quiera que ella pusiera los ojos pareciera encontrarse con la mirada escrutadora de Laura, a esa chica nada le pasaba desapercibido, algo sabía respecto a Iría y no tardaría en atar cabos. -por eso congenia tan bien con Guillermo-, pensó Iría, y entonces volvio a su mente el secreto, ese que su instinto había percibido en la obscuridad, casi desde el momento en que se habían cruzado por la casa de piedra –Laura, acompáñame, tienes que saber algo-, le susurró al oído, sabiendo que en el desorden creado por la desaparición de Ana, nadie les pondría atención.

-Un momento!- Exclamó Ricardo, detenido en medio del que debió ser el salón principal. ¿Por qué no le veo aquí justo como ustedes, organizándose para buscar a Ana?-, -¿Quien?- exclamo Juan, botando a todas partes su ropa en lo que buscaba otra linterna -¿Donde esta Alberto?- Masculló entonces Ricardo

El silencio sepulcral de los amigos fue casi una confesión, pero un grito de dolor y el ruido de un cuerpo que rueda por escaleras, lo rompió inesperadamente

9 comentarios sobre “La lengua de los ojos (7)”

  1. Después de mandar el mensaje, he pensado que al decir lo de que ahora empieza a gustarme los que hayais escrito podais pensar que no me habeis gustado. Nooooooooooo. Me ha encantado la forma de escribir de cada uno. Que lo sepaissss. Abrazossss. Alaia

  2. Misterio… acabamos de introducirnos, Dinora, en varios misterios: el anillo tirado en la playa, lo que Iria quiere confesar a Laura, las sospechas de Ricardo y ese grito doloroso con un cuerpo que rueda por las escaleras… !Vaya como se pone la cosa!. Trabajo tienen los que vienen detrás. !Está saliendo excelente el relato, EXCELENTE!. Es sorprendente lo bien hilvanado que está saliendo en estos primeros 7 textos. Parece como si un hilo invisible uniese las imaginaciones. Y a partir de ahora… ¿qué ocurrirá?. la próxima palabra la tiene Crisantemo.

  3. Peeeeerfecto.

    A según mis cuentas el siguiente al cuadrilátero es un servidor así que para mantener el Suspense, como todo buen telé dramón.
    El siguiente capitulo será como sigue:

    No se pierdan el siguiente lenguazo en el ojo, a la misma lengua hora y por el mismo lengua canal. (Insisto que para el titulillo hubiera sonado mas lógico el Lenguaje de los ojos, que la lengua de los ojos [si así fuera entonces las pestañas serian los dientes] pero en fin. Ya que.)

    Así que pueden ir comprando sus palomitas, refrigerios, cocas, vinillo y una dotación antiácidos, y esperar el “viernes” que mande la Continuación de esta nuestra Tara novela Favorita. (Y a como se tarda un poquito el vorem en revisar los escritos, posiblemente aparezca hasta el Sábado u domingo….)[Y aun así creo que se cumple antes de la regla de los 4/5 días]

    Ahora Sufrid la espera, y si mientras quieren ver mas Sangre podéis ir al Rastro.

    Una Verdad-Romántica
    Crisantemo-Azul
    PD: gracias, muchas gracias por no llamarme Precioso a mi también. (Ya me estaba preocupando)

  4. Peeeeerfecto.

    A según mis cuentas el siguiente al cuadrilátero es un servidor así que para mantener el Suspense, como todo buen telé dramón.
    El siguiente capitulo será como sigue:

    No se pierdan el siguiente lenguazo en el ojo, a la misma lengua hora y por el mismo lengua canal. (Insisto que para el titulillo hubiera sonado mas lógico el Lenguaje de los ojos, que la lengua de los ojos [si así fuera entonces las pestañas serian los dientes] pero en fin. Ya que.)

    Así que pueden ir comprando sus palomitas, refrigerios, cocas, vinillo y una dotación antiácidos, y esperar el “viernes” que mande la Continuación de esta nuestra Tara novela Favorita. (Y a como se tarda un poquito el vorem en revisar los escritos, posiblemente aparezca hasta el Sábado u domingo….)[Y aun así creo que se cumple antes de la regla de los 4/5 días]

    Ahora Sufrid la espera, y si mientras quieren ver mas Sangre podéis ir al Rastro.

    Una Verdad-Romántica
    Crisantemo-Azul
    PD: gracias, muchas gracias por no llamarme Precioso a mi también. (Ya me estaba preocupando)

Deja un comentario