TORMENTA

Anoche la noche me dio miedo.
El cielo era más oscuro que la sombra
se iluminaban solo de luces blancas
Y unas líneas horizontales lo desquebrajaba.

Las calles se impregnaban de silencios
No había ruidos, no había nada.
Las calles se anegaron por el agua
Llovía con furia, tronaba con fuerza.

Cerraba los ojos para no ver nada
Me tapaba los oídos para no escuchar
y en el pensamiento yo era sorda
y en el sentimiento yo era ciega.

La tormenta no cesaba, no se iba
Y la calma no llegaba, no venía.
El sol apareció en mi subconsciente
Donde estabas tú, lo que quería.

El cielo siguió rompiéndose a pedazos
y los truenos con su ruido lo partían.
Se calaron por la lluvia estas palabras
Y se secaron por los sueños estos versos.

6 comentarios sobre “TORMENTA”

  1. Poema de versos dolientes en los que se reclama la presencia de alguien que no estaba en el momento más sensorial. La tormenta de la ausencia (que tan brillantemente la comparas con la tormenta oscura y el silencio de la soledad) le brinda un escenario idóneo al drama. La fatiga sentimental hace que la calma no llegue y por eso todo se rompe en pedazos para que los sueños queden secos de versos. Eso traduzco del contenido de tu poema María. Un poema que me hace llegar a la conclusión de que las tormentas sentimentales son las más imponentes de las estaciones del año.

  2. Muchas gracias por tus palabras Alaila. Me agrada saber que mis escritos se identifiquen con la presona que los lee, y que te guste leerme.Y para mi es un placer poder compartirlo con todos vosotros. Una vez más, gracias.Un abrazo enorme.

  3. Yo también senti alguna vez así la noche, su silencio aterrador, sus truenos incesantes…también busqué en mi subconciente la luz que me permitiese ver mis propios pies al andar en medio de una tremenda oscura sombra a la que le llamé noche.

    Me gustó mucho tu poesía y tu forma de expresar tanto en tan pocas palabras.

    Un besazo.

Deja un comentario

TORMENTA

Lluvia de espesas certidumbres
De almas profundas y corazones sosos
De cánticos de enero y muerte con plañideras

Límpianos con tus aguas cristalinas
Del lodo que recorre nuestras venas
Danos el abrazo húmedo del mar
Reconfórtanos de nuestras pústulas abiertas

Limpia la podredumbre que recorre nuestras calles
Cántanos con la melodía del gato en sus lugares

Deja un comentario