trece

Corre presuroso cual oruga
en la distancia el tren.
Parece jugete de algun gigante
que surte con golosinas el campo
cubierto de montoncitos de maiz

El tren que cruza Acolman
en sus rieles lleva el sonido del
repiqueteo con que marca la
distancia.


Su sonido se queda fijo en su
lento caminar.

Silba el tren apenas se despierta el
campo con bolas de humo
que penetran en el cielo azul
y alla va…

Con su carga y pedazos de lamina
cubiertos de rieles se oye
y se siente vibrar.

El polvo de mayo penetra en
los arboles de sitios lejanos
que crecen cuando poco a poco
se acerca el tren

6 comentarios sobre “trece”

Deja un comentario