Abstención (Comunicado)

Se acerca el 25 de mayo del año 2014 después de Jesucristo. Estamos ya dentro de la campaña electoral para elegir nuestra participación en el Parlamento Europeo y tenemos el derecho inalienable de la libertad de expresión siempre que respetemos la de los demás. Vemos, con perplejidad, como todos los Partidos y Grupos políticos se insultan entre sí llamándose mentirosos los unos contra los otros. Absolutamente todos llaman mentirosos a todos los demás. Vemos, con asombro, cómo se empiezan a manipular las ideologías mediante la maniobra de las alianzas que, en algunos momentos les convienen y en otros momentos no les interesan. Vemos, con horror, que se ha llegado a tal caos que han comenzado los crímenes y los asesinatos incluso entre personas (hombres y mujeres) de la misma ideología y hasta del mismo Partido o Grupo politico.

No creo en el Partido único porque es una Dictadura abierta y bien visible. No creo, tampoco, en el sistema de la pluralidad de Partidos cuando se lleva a cabo mediante las elecciones de Listas Cerradas porque es, también, una forma de Dictadura encubierta, tanto si se ha obtenido una mayoría absoluta como si se han tenido que llegar a la alianza entre dos o más Partidos, para gobernar con mayoría. Yo, que fui uno de los que luché por instaurar la Democracia en España, jamás lo hice a favor de unas elecciones con Listas Cerradas, sino que siempre estuve proclamando, porque soy Autónomo Independiente y nunca jamás he estado afiliado a ningún Partido ni a ningún Sindicato, la Democracia a través de elecciones con Listas Abiertas.

Las Listas Cerradas nos obligan a votar a toda una lista de candidatos donde «ni están todos los que son ni son todos los que están». Ha llegado la hora de decir la verdad. Todos somos animales políticos, pero somos animales políticos que sabemos pensar, sabemos reflexionar, sabemos razonar y sabemos actuar democráticamente. Las Listas Cerradas, aunque se lleven a cabo dentro de la Democracia, es una imposición que nos obliga a tener que votar en favor de todo un listado donde puede haber alguno o muchos a los que no deseamos darles nuestro voto. Además, la Lista Cerrada no sólo nos obliga a ello sino que, desde arriba de cada Partido o Grupo, ya han llevado a cabo la elección de quiénes saldrán elegidos según el orden en que los han colocado y las han situado, dentro de la Lista Cerrada, y nos obliga a tener que admitir dicho orden de preferencias querramos o no querramos aceptarlo.

Muchos son los que opinan que la mejor manera de oponerse a las Listas Cerradas es yendo a votar y echar, dentro de la urna, un voto nulo, un voto en blanco o incluso un sobre vacío. Yo no estoy de acuerdo con esa manera de actuar porque significa, aunque sea voto nulo, voto en blanco o sobre sin voto alguno, participar del Sistema de las Listas Cerradas. No a las Listas Cerradas y sí a las Listas Abiertas. La mejor manera que se me ocurre para decir No a las Listas Cerradas es la Abstención. Porque mientras se siga perpetuando el Sistema de las Listas Cerradas lo que tenemos que hacer (respetando lo que cualquier votante desee hacer) es simplemente abstenerse y no participar para que luego digan que hemos participado. Recordad que cuando echáis algo dentro de la urna se os toma el nombre y los apellidos y pasáis a formar parte de los que están de acuerdo con este Sistema.

Yo, particularmente, y que cada cual haga lo que crea conveniente, proclamo y animo a que os abstengáis totalmente de las Elecciones mientras sigan siendo a través de Listas Cerradas y paso de todos los métodos que emplean para sacar porcentajes, como el famoso Método Dont que es una trampa monumental para el reparto del «pastel». Mi decisión, la que voy a seguir ejercitando con mi libertad de participación, es la de abstenerme por completo tanto en estas próximas Elecciones al Parlamento Europeo (que se van a celebrar con Listas Cerradas) como en cualquier otras próximas Elecciones sean Generales, Autonómicas o Locales mediante Listas Cerradas. Por eso el próximo día pido a quienes opinan como yo que se abstengan completamente de participar. Tenemos derecho democrático (respetando a quienes posean sus ideologías y crean en ellas) a votar a las personas (no a las Listas Cerradas sino a las personas) que preferimos votar sean del Partido o del Grupo que sean. Y eso sólo lo podemos conseguir a través de Elecciones con Listas Abiertas. Porque esa es la mejor manera democrática de poder exigir responsabilidades a las personas (no en Listas Cerrada sino en Listas Abiertas) en las que hemos confiado.

En cuanto a mí se refiere (e insisto en que no participé en las luchas por la Democracia para las Listas Cerradas sino para las Listas Abiertas) como no me convence para nada el Sistema de las Listas Cerradas, el próximo día 25 de mayo del año 2014 después de Jesucristo voy a cobrar mi sueldo mensual, me voy a ir a una cafetería, voy a tomarme todo un suculento café con leche, voy a leer tranquilamente los periódicos o algún libro, voy incluso a escribir alguna reflexión que salga de mi interior, algún cuento, algún relato, alguna histora o historieta… y el resto del día voy a gozar todo lo que pueda… pero no me voy a acercar para nada a las urnas… porque ya no quiero seguir participando de esta «teatro» que comenzó siendo una comedia, pasó a ser un drama y está terminando por ser una tragedia. ¿Cómo es posible que haya políticos que estén ganando sueldazos de 30.000 ó 35.000 euros mientras ya una gran parte del pueblo español está sufriendo el hambre y la carencia de lo más elemental para poder sobrevivir? Veo y observo a muchos miles de hombres y mujeres que están llorando por haber votado en Elecciones de Listas Cerradas, les veo hacer colas en los lugares de beneficencia para poder comer algo, les veo ya desesperados ante la impotencia de poder pedir explicaciones a alguien porque todos (o casi todos) de los que son sus representes elegidos por Listas Cerradas no dan la cara, no dan explciaciones, se tapan los unos a los otros, se lavan las manos como Pilatos e incluso llegan a dar informaciones de uso y abuso del dinero público 5 años más tarde de cometer sus fechorías y una vez que ya han prescrito. ¿Se puede seguir creyendo en esta clase de Democracia de Listas Cerrada? No. Está mil veces demostrado que no. Así que yo sólo propongo (en el ejercicio de libertad de expresión que me concede la Constitución como ciduadano español y, además, como periodista profesional) la Abstención más absoluta para que luego no digan que estamos de acuerdo con esta clase de Elecciones con Listas Cerradas. No a las Listas Cerradas y sí a las Listas Abiertas. No cometamos el error de usar la violencia sino el acierto de usar la inteligencia.

Nos han dejado solos
en esta larga espera.
Por eso no votamos
de ninguna manera.

Deja un comentario