Cachitos de una vida (22)

Damos un salto de casi dos años en la vida de la niña, en este año descubrirá cosas muy interesantes, enigmáticas, sensaciones nuevas, cambio de niña a mujer sin saber ni conocer el como ni el porque de lo que se estaba experimentando en su cuerpo, perderá un ser muy querido por ella, tendrá cambio de domicilio, sufrirá en sus carnes abusos que al principio no entenderá el porqué pero que enseguida se dará cuenta y pondrá fin a ello sin ninguna consecuencia,solo una mala experiencia que no contará nunca a nadie para evitar males mayores, como siempre ella sola sale del problema, disfrutará de la compañía de un grupito muy bien avenido de amigas entre ellas su mejor amiga Maria, seguirá llevándose regañinas, voces, cosas habituales en su vida familiar, en este sentido no habrá muchos cambios.

El cambio de colegio no le irá nada mal, en el nuevo estará más valorada, no es que en el otro no lo estuviera ni mucho menos, pero aquí la pondrán siempre de ejemplo, tanto que se ganará envidias y celos por parte de las compañeras y admiración por parte de los chicos .y todos los profesores. En resumen un cambio radical en la vida de nuestra niña.

Hacía varias noches que la sentía quejarse pero muy bajito, aquella pequeña mujer aquejada de un cáncer el cual arrastraba ya durante 2 años, estaba postrada en su cama rodeada de todos los suyos de día y de noche, aquella noche se presentía lo peor, las mujeres acostaron a los niños pronto no querían que si ocurría el deceso ellos estuvieran despiertos, la niña no podía dormir, lo escuchaba todo, oyó cuando llegó el médico junto con el cura, los oía hablar— esta pobre mujer es la persona más fuerte que he conocido, sufridora como ninguna, otra persona no aguantaría tanto __ palabras del médico al cura. A eso de las 2 de la mañana su abuela querida descansó, en aquel momento todo eran llantos las mujeres lloraban y gemían, idas y venidas de los hombres, preparativos para al día siguiente tenerlo todo listo por aquella casa pasaría una procesión interminable de personas a dar su sentido pésame a la familia, sería un día interminable.
Esa madrugada la niña se durmió ahogándose en sus lágrimas.
Mal principio de año era ese.

3 comentarios sobre “Cachitos de una vida (22)”

Deja un comentario