Café

La mujer estaba sentada en la mesa más apartada del café. Ojeaba un periódico sin demasiado interés. Pero cuando algo captaba su atención fijaba la vista en la página y lo leía con detenimiento.

A un lado, una taza de café se enfriaba sin que hubiera dado un solo sorbo.

Mientras pasaba las páginas del periódico fumaba un cigarrillo con avidez, expulsando el humo por la boca, que se alejaba hacia el techo formando fantasmagóricas espirales azules.

De vez en cuando dejaba de leer y su mirada se perdía en algún punto entre la pared y el techo. Entonces yo pensaba: «No está aquí. Me encantaría saber en qué está pensando».

4 comentarios sobre “Café”

  1. Muy bueno. Has descrito una escena psicológica perfecta. A veces yo he visto esa necesidad de soltar humo tomando café a eso de la media noche… a eso de la media luna… y a eso de la media vida… hasta que llegaba el alba y de neuvo comenzaba a camianr… Excelente tu mini relato.

  2. si supieses lo que piensa a lo mejor no estarías tan encantado de saberlo porque hay mentes claras, grises y oscuras y esas espirales de forma fantasmagóricas dan un poco de recelo.
    Micro narrando una vision cotidiana en cualquier parte, he olido hasta el café.
    Saludos.

  3. Muchas gracias por vuestros comentarios.
    Me gustaría aclarar que soy chica. Lo he contado desde el punto de vista de un chico por motivos puramente narrativos. Me alegro de que os haya gustado.
    Saludos a los dos.

Deja un comentario

Café

Son tus ojos de color café
para ser amados en todo momento.
Café brillante. Café sustento.
Café sincero por su firme fe.

Todo en ellos es lo que se ve
cuando el amor es puro sentimiento.
Café excitante. Café sediento.
Bello café de lo que se prevé.

3 comentarios sobre “Café”

Deja un comentario