Ese maldito espejo…

¡Quiero huir! ¡Necesito huir! ¿Por qué? Ya lo averiguaré, pero mi mente y mi cuerpo me dicen eso… ¿Huir de mí misma? Se convierte en imposible cuando te das cuenta de ello. Yo no puedo escapar de mi misma, soy lo único que tengo. Me guste o no, soy lo único que está siempre después de todo. Lo quiera o no, soy un mero instrumento que me permite existir en esta Tierra.
Mirarse en un espejo es ser cruel conmigo misma. ¿Veo la realidad (o el espejismo que me genera mi subconsciente)? ¿Por qué soy así? Intento que mi mente se olvide de esto pero me lo recuerda todos los días ese maldito espejo. La gente no sabe lo que es vivir con este cuerpo y si me deshago de él, seguro que no sufriré más.

Lo intento por última vez. Si elimino algún alimento o incluso el agua, creo que lo conseguiré. Si ese detestable reflejo mío no fuera así de inhumano, seguro que sería feliz. No me ayudan pero tampoco necesito ayuda, porque estoy perfectamente. Yo no estoy enferma. ¿Qué te hace pensar así?
La familia está pero no ayuda y los amigos tampoco se dan cuenta de mucho. Los médicos intentan sedarme, pero YO NO ESTOY ENFERMA. (bueno, eso creo…) Nadie me entiende y pienso que es mejor quedarme sola, antes de que te recuerden otra vez la idiotez de que voy a enfermar. Sola seguro que se está mejor.
Ahora otra vez, he vuelto a hacerlo. No tengo nada dentro de mí y me siento peor que antes, ¿por qué?
Me hundo y el final está cerca, lo siento…
De repente, alguien te ofrece su mano, ¿la alcanzo? ¿y si esta vez sí me ayudan? Mi consciente me dice que sí necesito ayuda y, a lo mejor, esta mano, me sostiene en mi caída.
Ahora después de todo, quizá, estaba enferma. Ahora después de todo, tal vez, la gente sí me ayudó. Ahora después de todo, la imagen en ese espejo era irreal. Ahora después de todo, soy feliz.
Toda la vida evadiendo la condición de ser así, para darme cuenta de algo: “Soy única e irrepetible, soy así y me gusta, me gusta muchísimo”.

Un comentario sobre “Ese maldito espejo…”

Deja un comentario