L

Lo sé desde hace tiempo, casi desde que te conozco.
Siento como si una parte de mí estuviera en tí y una parte de tí en mí, como si juntos nos complementáramos. Por eso, por creer que nuestra unión inerte era irrevocable, me he estado permitiendo demasiados lujos. Daba por hecho que siempre estarías ahí, que ese «nosotros» podría esperar. Otra veces me he distraído demasiado y he pensado que no podía corresponderte y te lo he dicho. Pero luego lo que siento siempre vuelve. Y no sé realmente si puedo corresponderte o no, porque no sé que hay de mí en tí exactamente. Pero sé que siento, que quiero saber de ti, que quiero pasarme horas mirándote y abrazándote, que quiero hablar de todo contigo, que serías un digno compañero de viaje… Y no sé cómo se llama eso, ni quiero.
El miedo está por todos lados, y quizás ahora esté pagando el miedo que he tenido y tengo.

2 comentarios sobre “L”

  1. Bien escrito y bien sentido, Inde. Además es buena la preguta. Quizás la respuesta sea que el viaje se llama solamente como cada uno de nosotros y nosotras queremos que se llame. Quizás hasta la Fantasía pueda ser la Realidad que muchos no se atreven a sentir por eso… por lo que tú dices… por el miedo…

Deja un comentario

él…

Y sus temores se hacían fuertes,
tanto como sus errores,
y el pasado;
que le abordaba
sin compasión a su alma,
un alma que perturbada
no deseaba amar nuevamente
porque ya estaba amando,
y su amor era único amor
de amar más y siempre,
pero él, sentía que lo perdía…

Deja un comentario

Él

. Él había vivido en Burgos, yo podría haber imaginado lo que iba a pasar, quizás lo imaginaba… y quizás me daba igual… como ahora.

. Se vino a vivir aquí y lo conocí; tenía el pelo oscuro y siempre le tapaba algún mechón uno de sus ojos verdes. Sólo tenía quince años, pero a mí me parecía mucho mayor porque… quizás lo era.

Un comentario sobre “Él”

  1. Nio era de Burgos, pero tenía un cierto aire al que tú impones a tu personaje. Simplemente se cruzó en mi vida…y en esa brevedad de unos dias, el recuerdo aún perdura. al leer tu texto he presentido historias paralelas…inventadas o reales..pero nada existe sin la voluntad del Destino. Gracias.

Deja un comentario