Mi Alejandra

Anhelos siempre lejos
Lógica implacable
Estado de gracia
Jirones color lila
Andares sin movimiento
Nenúfares ahogados
Diablos cautivos
Réquiem anticipado
Abrazo impotente

Plegarias rechazadas
Irrumpe el silencio
Zarina sangrienta
Azotaste tu cuerpo
Ramas colgantes
Niña, naciste extraviada
Implacables pájaros
Kaos de amapolas andantes

4 comentarios sobre “Mi Alejandra”

  1. Gracias Diesel, creo que en verdad algo ocurre, al menos a mi, cuando se admira tanto a alguien, como a la Pizarnick en este caso, hay algo de no se si la palabra es represión, pero creo que por ahí va la cosa.Cariños.

Deja un comentario