PASADO

Apenas pasaron cinco minutos en los que permaneció con la mirada fija en un sitio y los pies clavados en otro; para ella aquel instante le pareció una eternidad. Giró su cabeza en la misma dirección que se encontraban sus pies y entonces supo, que atrás, solo quedaba su sombra.

Un comentario sobre “PASADO”

  1. Muy bueno. Excelente la composición y muy interesante el contenido. A veces con cinco minutos basta para resolver uma ecuaciónn de sentimientos. A veces solo nos queda la sombra como recuerdo de algo olvidado. Y eso es hacer presencia.

Deja un comentario

Pasado

Tu nombre me sabe a belleza
y es que hace tiempo que no llega esa
la mujer que me haga el alma pasear
por el verdor más florido del mundo
sobre la arena inmensa con olor a mar.

Hace un tiempo también que no escribía
necesitaba de la musa que sin pensarlo me devolvería
ese deseo de hacer frases en conjunto
y aunque tu interés fuera un negar rotundo
te involucré sin consultar y hoy también es tu asunto.

Un comentario sobre “Pasado”

  1. Hola Juanjo: los ojos, como tú bien dices en tu texto, son claves esenciales para aprender a conocer sentimientos. Una mirada de amor nunca es una falsedad. Se dice que hay «miradas que matan» y son las que nos hieren en el corazón; pero la mirada verdadera y noble de la mujer que nos ama solamente nos da vida en el corazón, en el alma y en nuestras composición humana y divina. Lanzarse sin red hacia el encuentro con esa mujer que nos ama es llegar a conseguirla. La red es para aquellos que no se atreven a decir a la mujer que les ama que no hay ninguna más en su sentimiento. Y es que el pensamiento, por sí solo, engaña tantas veces por la sencilla razón de que falta el sentimiento que lo respalde. No hay por qué sentirse avergonzado cuando amamos la belleza de la que es para nosotros única e insustituible.

Deja un comentario