Secretos.

Todos tenemos secretos guardados en rincones escondidos de nuestros sentimientos; rincones en donde sólo llegan a penetrar nuestras memorias cuando, al llegar el nuevo día, despertamos después de habernos enlazado en un sueño de batallas con todos ellos… con todos esos secretos que van acumulando sus esencias en ese rincón mágico donde todo es posible menos la indiferencia; en esa caja de sorpresas que consiste en abrir los ojos y encontrarnos con que se han convertido en relatos del amanecer.

Amanecer en el Bar Panadería Musu de Murcia. Hay tiempo, todavía, para celebrar algo así como una ceremonia de recuerdos hoy, martes día 17 de abril del 2012 después de Jesucristo. Y es que después de Jesucristo podemos seguir soñando con secretos guardados en el fondo de nuestro corazón.

Una vez hablé del alma con toda mi alma. Una vez la dije, con toda mi alma, que llegaría a descubrir un secreto interno, profundo, hundido en las raíces de mi interna condición. Aquel día es, precisamente, hoy mismo, mañana tal vez… porque el pasado vuelve para recordarme que la había prometido viajar a París.

El secreto guardado en un rincón de mi corazón está ubicado en el famoso Mayo del 68 francés. ¿Dónde estaba yo en el famoso Mayo del 68 francés? Quizás escribí una historia verdadera o solamente una imaginación. De cualquier forma se entiende que fue una realidad. Durante el famoso Mayo del 68 francés yo estaba allí, en el lugar exacto en que podía contemplar el paso de la vida… ¿delante de las barricadas?… ¿detrás de las barricadas?… quizás ni delante ni detrás de las barricadas porque yo era la barricada de mí mismo. Fui testigo presencial de una batalla que iba más allá de los acontecimientos. Por eso lo escribí y forma parte integral de mis memorias. Y es que en el famoso Mayo del 68 francés, siendo yo mi propia barricada, hacía ya 12 años que la vida había cambiado los latidos de mi corazón y las pulsaciones de mi sangre.

Secretos. ¿Son sólo imaginaciones los secretos? ¿O son quizás las realidades más completas de nuestras existencias? Los secretos son, ante todo, los que nos alimentan cuando no tenemos otra cosa que hacer sino convertirnos nosotros mismos en nuestras propias barricadas para poder seguir adelante, ardiendo por los cuatro costados de nuestras coordenadas vitales, buscando la realización de nuestros sueños. Aquel días estuve yo allí… siendo una barricada más que se iluminaba en el anochecer para conocer el misterio que se había iniciado 12 años atrás.

¿Fue o no fue una verdad? No importa tanto. Lo único importante es que fue una certeza. Y el número 56, mientras algún alcalde se desliza por la baranda de su lujosa mansión como si fuera un crío malcriado, sigue siendo la clave esencial de toda esta forma de sentir.

6 comentarios sobre “Secretos.”

  1. Siempre hay que tener secretos Diesel, siempre.
    Me gusta mucho leer los nombres de los sitios por donde pasas( la panaderia Musu, la cafetería…..no me acuerdo…) aunque vé a saber si existen!!!
    Dá la impresión que cuando en francia se daban palos, tú naciste Diesel.
    Año 1956. ¿Fue o no fue una verdad?

  2. Los secretos, me parece, son un pasado que aun no hemos superado, de lo contrario no seguiría siendo secreto. Si se guarda en secreto, es porque aún causa algo en nosotros que no aceptamos, que aun no enfrentamos. Pero respondo a la pregunta que haces. Para mi, los secretos sí son en parte las realidades más completas de nuestra existencia.
    Saludos!

  3. Para Alexis: cuando es la verdad es nuestra certeza la verdad y la verdad interior son la misma cosa Alexis, de distinta forma, pero la misma cosa. Ahora bien; la verdad interior se convierte en verdad exterior cuando sabemos iamginarla con veracidad. Siempre cito a Antonio Machado: la mentira manifiesta falta de imaginación, la verdad siempre se inventa cuando habla el corazón. Llevaba razón Don Antonio Machado. Es como la belleza. La belleza interior transforma nuestro exterior. Creelo porque es VERDAD. Otro beso para ti.

  4. Para Hacaria: Hola amigo. Primero mis más cariñosos saludos a Costa Rica. Efectivamente comparto contigo gran parte de lo que dices. Sobre todo cuando das a querer entender que los secretos son una gran verdad de todos nosotros los seres humanos que amamos de verdad lo que queremos amar. Por ejemplo, si amas profundamente a una mujer la transformas hasta en su físico. Eso es un secreto hecho realidad y transformado en una verdad. Un abrazo.

Deja un comentario

Deja un comentario