Todas las entradas de: Ismael1991

A una flor

Hela, yo
te besaría los labios
pero antes
pondría
los mios
suavemente sobre tus mejillas.
Y
quizá, después,
te besaría la frente, y los párpados
cerrados. Igual antes, incluso,
te cogería las manos, dedo
por dedo, rozando la palma

Stephen King, Rabia* (fragmento)

Cordura.
Uno puede pasarse la vida diciéndose que la vida es lógica, prosaica y cuerda. Sobre todo, cuerda. Y creo que así es. He tenido mucho tiempo para pensar en ello. Y siempre vuelvo a mi memoria la declaración de la señora Underwood antes de morir: «Así, se entiende que cuando aumentamos el número de variables, los axiomas en sí no sufren cambios.»
Estoy realmente convencido de ello.
Pienso, luego existo. Tengo vello en la cara, luego me afeito. Mi esposa y mi hijo se encuentran en estado crítico tras un accidente de coche, luego rezo. Todo es lógico, todo es cuerdo. Vivimos en el mejor de los mundos posibles, de modo que opnme un cigarrillo en la izquierda, una cerveza en la derecha, sintoniza Starky y Hutch y escucha esa nota suave y armoniosa que es el universo dando vueltas tranquilamente en su giroscopio celestial. Lógica y cordura. Como la coca-cola, la vida es así. Sigue Leyendo...

Rabia

Salgo de la casa y comienzo a rodear con la bici uno de esos parajes artificiales lleno de casas para gente millonaria y con suerte. Aquí pillo cacho fijo. Es tan sencillo. Tan fácil. Ahora aparco la bicicleta a un lado de la carretera y le pongo la cadena, aunque no creo que esa gente robe tal porquería. Aparco y ya está, ya lo veo. Ya veo a una chica rubia, de unos 18 años, típicamente vestida como para ir a jugar al tenis (es decir, con la ropa que usa la gente normal para salir por ahí). Y masca chicle. Y el bolsillo derecho se engorda un poco. Y ya está, que fácil. Ahora tan solo me acerco a ella, y cuando la tengo a tres metros de distancia me dirige una miradita de aristócrata cuando ve a los niños pobres de África, como un fingido anda que pena, pero con un asco impresionante. Sigue Leyendo...

Cacapipitalismo

Dijo Marvin Harris:

«Tras la aparición del capitalismo en la Europa occidental, la adquisición competitiva de riqueza se convirtió una vez más en el criterio fundamental para alcanzar el status de gran hombre. Sólo que en este caso los grandes hombres intentaban arrebatarse la riqueza unos a otros, y se otorgaba mayor prestigio y poder al individuo que lograba acumular y sostener la mayor fortuna. Durante los primeros años del capitalismo, se confería el mayor prestigio a los que eran más ricos pero vivían más frugalmente. Más adelante, cuando sus fortunas se hacieron más seguras, la clase alta capitalista recurrió al consumo y despilfarro conspicuos en gran escala para impresionar a sus rivales. Sigue Leyendo...

Biografía del tiempo.

Nació un día, y creció con espacio y con sus padres trabajando por él y su hermano. Y tuvo amor, aunque se dio cuenta tarde. Y con eso vale.
Y se hizo niño jugando el fútbol por jugar con el tiempo, y sus ojos mirando hacia los árboles de alrededor. Sin pensar en nada, sin sueños.
Y creció algo más y cayó en el sexo. Y sin parte para él más que unos pobres besos, se volvió un poco raro, principio de loco. Y ya no veía tan claro, todo confuso.

www.epdlp.com

Esta página que presento muy brevemente (El poder de la palabra), quizá ya la conozcan. Si no es tal el caso, la recomiendo muy abiertamente por varias razones:
1) En la página hay información acerca de muchísimos escritores, artistas, escultores, músicos, músicos de bandas sonoras, directores y arquitectos. Además, la búsqueda puede hacerse de varias maneras, a saber por orden alfabético, cronológico, por países, por obras, museos(en el caso del arte), álbumes (en el caso de la música, claro está), ciudades y rascacielos (en el caso de los arquitectos), y un largo etcétera. Además, hay listas cronólogicas de premios (por ejemplo, todos los premios nobeles de literatura de la historia). Sigue Leyendo...

La boda

Bueno. Bien. Estoy aquí, y no pasa nada. O eso dice el espejo.Estoy bien, tranquilo. Quizá no tanto.Está bien, estoy algo nervioso, para que negarlo. Negarlo sería una estupidez, así que mejor lo confesaré: tengo miedo. Mucho miedo, quizá como jamás en mi vida.Miedo ¿Miedo de qué? Miedo de cruzar esa puerta y mirar lo que hay detrás. Sé lo que hay, pero no quiero que pase lo que tenga que pasar dentro de unos momentos. Ojalá me quedara aquí para siempre. Para siempre. Podría sentarme, aquí, delante de mis ojos, eternamente. ¿A quién le importa? No, no quiero que pase nada. De todo menos nada. Y si preguntan por mi, y si quieren saber que pasó, que digan que me quedé aquí, sentado, y que mi vida siguió adelante. Que no pasó nada irreal, ni extraordinario, nada fuera de lo normal. Las horas siguieron contando en el reloj, y no esperé por nada. Y si preguntan que si tuve miedo… me da igual. Digan que sí, que tuve miedo. Pero es que cualquiera tendría miedo. Cualquiera que supiese lo que hay al otro lado de la puerta. Y yo lo sé. Sigue Leyendo...

La boda

Bueno. Bien. Estoy aquí, y no pasa nada. O eso dice el espejo.Estoy bien, tranquilo. Quizá no tanto.Está bien, estoy algo nervioso, para que negarlo. Negarlo sería una estupidez, así que mejor lo confesaré: tengo miedo. Mucho miedo, quizá como jamás en mi vida.Miedo ¿Miedo de qué? Miedo de cruzar esa puerta y mirar lo que hay detrás. Sé lo que hay, pero no quiero que pase lo que tenga que pasar dentro de unos momentos. Ojalá me quedara aquí para siempre. Para siempre. Podría sentarme, aquí, delante de mis ojos, eternamente. ¿A quién le importa? No, no quiero que pase nada. De todo menos nada. Y si preguntan por mi, y si quieren saber que pasó, que digan que me quedé aquí, sentado, y que mi vida siguió adelante. Que no pasó nada irreal, ni extraordinario, nada fuera de lo normal. Las horas siguieron contando en el reloj, y no esperé por nada. Sigue Leyendo...

Una opinión diferente.

(…) Existe también la postura, dentro del colectivo científico, que niega el debate legal-filosófico, desde el punto de vista científico, y rechazan la «utilización ideológica y partidista de la ciencia […] presentando como argumentos científicos lo que pertenece al ámbito de las creencias personales, ideológicas o religiosas», puesto que para ellos «el momento en que puede considerarse humano un ser no puede establecerse mediante criterios científicos ya que el conocimiento científico puede clarificar características funcionales determinadas, pero no puede afirmar o negar si esas características confieren al embrión la condición de ser humano, tal y como se aplica a los individuos desarrollados de la especie humana». Sigue Leyendo...

I

ON. Contraseña del ordenador: aurelianobuendía2009. Barra>Internet>http://old.vorem.com.
La barra echa a correr y se para en medio. Y derepente es como un anciano que camina arrastrando un pie, y luego otro… siempre el mismo rollo, maldita sea. Miro por la ventana a ver que pasa afuera, a ese pequeño cuadrito de cielo que me ha tocado. Azul. Con manchas blancas.
Aparece por fín. Bien. Dice Benjamín Jarnés «Hay ocasiones en que cuantos nos rodean no merecen sino un poco de comedia. Seamos, entonces, un poco farsantes.» Que curioso, ¿habré formado parte alguna vez de un grupo de payasos idiotas, como estos? La farsa no me parece justa, pero vete tú a saber que es verdad y que es mentira. Y más en internet, pues vaya… Sigue Leyendo...

Ni se te ocurra…

No digas que me quieres para siempre,
Ni que mueres, que lo sientes,
Pues si un dia no apareces en tus pasos,
Ni en tus manos, ni en tus ojos- ni en tu aliento…,
Te mataré. Quemaré tus recuerdos en un cenicero,
Y secaré mis pieles al viento, en alguna playa.

Y seré sólo uno,
vagabundo con el mundo.

Otra vez.

Sencillo…

Antes que la tristessa nocturna de Chopin,
– y las lágrimas de Mozart…-,
antes que ninguna melodía elaborada
prefiero la melodía de tu boca.

Antes que ningún Espronceda, ningún Becquer,
ni Lope de Vega, ni Ruben Darío.
Antes que ninguna palabra
fabricada en rima, prefiero tu voz tranquila:
cariñosa, sincera. Mía. Tuya y mía.

Primario

Hasta la más laureada literatura
se enfrasca en mostrar con palabras
el amor de un hombre por una mujer.
(Y también al revés).
Algo que no necesita palabras,
y no tanto no necesitarlas,
sino que es casi imposible encontrarlas:
el amor.

¡Me voy!

Compañeros me voy a Santiago (de Compostela) a estudiar Filología Clásica en la Universidad. Por ahora no tengo ordenador, asi que no se cuanto pasará antes de poder estar por aquí de nuevo. Espero que no sea mucho, ¡cuidense todos, y sigan escribiendo! Un fuerte abrazo.

Preguntas que quiero que respondan (a su manera)

¿Cómo puedo esperar leer una noticia con objetividad en algún periódico español, si todo el mundo sabe y acepta abiertamente que existe El País, un periódico de izquierdas, y El Mundo, más de derechas? ¿Cómo espera la gente poder discutir sobre algún tema de estos, si lee una opinión de uno de «derechas» o de uno de «izquierdas»; es que acaso no es lógico que gente de izquierdas y derechas discutan sobre la misma noticia, si leen diferentes versiones tergiversadas a la sazón del deseo político de tal o cuál periodista? ¿Cómo saber si estamos informándonos, o si, al contrario, nos desinformamos cada vez más? Sigue Leyendo...

Algo aprendí, al menos.

Un día, estando en clase de filosofía, tras haber hablado nosequé palabras (no las recuerdo), el profesor me miró, casi con rabia (más pose que nada), y me espetó:
– ¿Conoces la fábula de la hormiga y la cigarra?
Yo dije que hombre, que claro. «No, no la conoces, se la voy a contar a ti y a todos.» dijo.» Era tiempo de otoño, y las hormigas, tras haber estado trabajando en verano, seguían recogiendo alimento. La cigarra, que las miraba, seguía cantando y cantando (ésta vez con guitarra) y se reía de ellas. Y llegó el invierno, y una hormiga fue a hablar con la cigarra, dándole a entender cómo había perdido el tiempo. ¿Y sabes que pasó?» dijo, aquí, poniendo énfasis con una emoción que ni un atleta. PUES QUE LA CIGARRA SE COMIÓ A LA HORMIGA Y SIGUIÓ TOCÁNDOSE LAS… NARICES EL RESTO DE SU VIDA. Sigue Leyendo...

Oscar Wilde, pequeño cuento.

Había una vez una princesa que vivía en un palacio muy grande. El día en que cumplía trece años hubo una gran fiesta, con trapecistas, magos, payasos….. Pero la princesa se aburría. Entonces, apareció un enano, un enano muy feo que daba brincos y hacía piruetas en el aire. El enano fue todo un acontecimiento.Bravo, Bravo, decía la princesa aplaudiendo y sin dejar de reír, y el enano, contagiado de su alegría, saltaba y saltaba, hasta que cayó al suelo rendido. “Sigue saltando, por favor” dijo la princesa. Pero el enano ya no podía más. La princesa se puso triste y se retiró a sus aposentos….. Sigue Leyendo...

¡A veces hay que gritar!

Malditos aquellos que usan su libertad para no hacer nada, pues menosprecian el trabajo que otros, anteriormente, hicieron para conseguirla. Maldito idiota el que piense que libertad es hacer lo que le da la gana con su dinero. Son dignos de pena aquellos que no tienen acceso a la cultura. ¡Pero, maldita sea, aquellos que tienen la cultura en su mano y la tiran a un lado, si que son dignos de pena, joder, de una pena profunda como un pozo sin fin!

(Perdón. Era solo un pequeño desahogo)

Leyendo que leyendo encontré

Recuerde el alma dormida,
avive el seso e despierte,
contemplando
cómo se passa la vida;
cómo se viene la muerte
tan callando;
cuán presto se va el plazer;
como, después de acordado,
da dolor;
cómo, a nuestro parescer,
cualquiere tiempo passado
fue mejor.

A la muerte de su padre, don Rodrigo Manrique, ocurrida en 1476, Jorque Manrique compuso una elegía en su memoria, las llamadas «Coplas por la muerte de su padre».

Quien quiera que predique

Hoy he entrado en Vorem como cualquier otro día. Últimamente las cosas andan un poco raras por aquí: cada vez que acudo a ver cuantos textos esperan ser publicados, los encuentro a docenas, algo impensable la última vez que solía andar por aquí. Y no solo esto sino que, como si de una terrible paradoja se tratase, me da la sensación de andar por un gran desierto. Veo muchos que publican, que esperan respuesta, pero poca comunicación. Poco tacto, no se si me explico…
Y como de lo poco mucho se saca, he acabado por emplear el tiempo en actividades alternativas. ¿Que podría hacer uno en una página de textos literarios, aparte de mirar que últimas publicaciones han caido en la portada, ya sean el compendio total de éstas 20 o 30 escritos? Sigue Leyendo...

Siguiendo con la idea de Christian: What Vorem Is

Cede el timón del barco que navega
y rompe la ola contra su frágil memoria.
Nacen otoños inesperados, ausencias leves,
caricias inventadas y sueños de espuma.
Brumas que el deseo jamás acepta.
Ríos de soledad que agotan su cauce,
que son espejos de la jungla,
del paisaje del alma y de otros cuerpos…

No sé si Grekosay, el autor de esta poesía, recuerda el día en que la escribió. Yo no lo sé, pero me imagino el día que la subió al vorem: hace cuatros años, más o menos cuando ésta aventura empezó a navegar.

Sobre la melancolía, de Pío Baroja.

No sé por que parecen llenas de magia melancólica las cosas pasadas; no se lo explica uno bien; se recuerda claramente que en aquellos días no era uno feliz, que tenía uno sus inquietudes y sus penas, y, sin embargo, parece que el sol de entonces debía brillar más, y el cielo tener un azul más puro y más espléndido.
Uno quisiera que las personas y las cosas relacionadas con nuestros recuerdos fueran eternas; pero nuestra existencia no representa nada en la corriente tumultuosa de los acontecimientos. Allí teníamos un amigo…, en aquel rincón fuimos felices…, nuestra felicidad o nuestra amistad tienen poca importancia. Sigue Leyendo...