Dudas

Yo soy el olor que te enloquece
Y mi cuerpo es jaula
Que arrulla tus suspiros
Y esos ojos tuyos, sonrisas invertidas
En esta mirada se pierden sin remedio
Yo tengo licencia
Para morder tus cejas
Tu nariz, tu boca
Me bebo en un solo trago tu sonrisa

Está izada mi bandera
En cada tramo de tu piel
Aun así
En la cima del éxtasis
Sigo sin entender
Que soy
Quien soy
Que significo
Para ti

Un comentario sobre “Dudas”

  1. Hola Dinora, ¡qué bueno ver algo tuyo de nuevo por aquí! Y ahora que no está presente el «señor» de las «condenas literarias» aprovecho para llamarte otra vez amistosamente mexicanita. Bueno. Tu poema me ha gustado porque empieza por una locura literaria y termina con una profunda fe. Tú puedes significar mucho siempre que sigas siendo completamente Tú. Espero que el «señor» de las «condenas literarias» no lea este comentario, mexicanita, no vaya a sentirse ofendido aunque a él yo no le haya dicho nada.

Deja un comentario

¡Dudas!

Quería hacer una pregunta acerca de una duda que tengo. Justamente ayer, en la biblioteca, cogí La Divina Comedia de Durante Aligheri para leer un poco, aunque fuese el principio, y decidir si lo leo.
Esto último ya lo tengo decidido:si. Pero ahora viene la duda. La edición que cogí era la más antigua (aunque bien conservada). Y los primeros versos de el primer canto decían así:

En medio del camino de la vida
vine a encontrarme en una selva oscura
de la derecha senda extraviada
¡Qué penoso decir, ay, como éra
esta selva salvaje, espesa y áspera
que el temor le renueva al pensamiento,
tan amargo que es casi el de la muerte!

6 comentarios sobre “¡Dudas!”

  1. Amigo Ismael, a mí, no me disgustó esta obra tanto como la dificultad que encontré para comprenderla. Me resultó complicada, bastante complicada. De modo que siempre he recomendado su lectura en prosa pues el verso se vale mucho más de la metáfora para aflorar, lo que complica aún más su relato. Sería algo así como echarle Tabasco a los jalapeños.

    Un saludo y feliz lectura.

  2. TRADUCTORE, TRADITORE,

    Traductor, traidor, se dice. No hay traducción perfecta y,¡qué decir!, nada mejor que leer las palabras originales. Aunque, a mi entender, la primera traducción es la más fiel al texto original.

    Disfruta de tu paseo dantesco,

    Nel mezzo del cammin di nostra vita
    mi ritrovai per una selva oscura,
    ché la diritta via era smarrita.
    Ahi quanto a dir qual era è cosa dura
    esta selva selvaggia e aspra e forte
    che nel pensier rinova la paura

    Inferno, canto I, La Divina Comedia, Dante Alhigieri

  3. Interesante Ismael. Concuerdo con Only… pero además yo también he leido más la Divina Comedia en su versión en prosa que en su versión en poesía… aunque ahora que repaso La Divina Comedia en poesía coincido con Only… !Un abrazote, Ismael!.

  4. Remachando lo que dicen Only y Diesel, una traducción siempre depende del estilo literario que tenga el traductor. Hay traducciones más antiguas que pueden utiizar expresiones que suenen más arcaicas. Que a pesar de todo sean correctas, pues sí. Es como cuando tú te expresas en español: sabes que una misma cosa la puedes decir de varias maneras, siempre correctas.
    Yo también creo que, en cuestión de versos y a no ser que se haga una labor impecable (del estilo del doblaje de «Cyrano», la versión de Depardieu, en la que los versos alejandrinos originales en francés quedaban muy bien en castellano, es difícil que se pueda entender bien.
    Un beso, Ismael.

Deja un comentario