la mañana

Sin querer la luz se pierde
la perra salvaje les da de comer a sus
perritos
de aquel lugar se filtra
la carreta jalada por el burro
el peon pegandole con su fusta
y diciendole eea burro
goliat se queda estatico

observando la entrada de la
tuza que no a querido salir
el caballo tres cuartos de milla
relincha quiza porque quiere
cabalgar en la dehesa
las garzas blancas buscan por doquier
su comida
el maiz se pierde mojado porque
ayer llovio
y yo con mi increible
sonido de mi cuerpo penetro
con mi voz el campo
de Acolman.

Deja un comentario

La mañana.

Un azul inmenso,
monopoliza mi visión,
al levantarme esta,
mañana tranquila.

Siento la compañia,
de la gaviota gris,
que me mira feliz,
en la distancia.

2 comentarios sobre “La mañana.”

Deja un comentario